Deportes

¿Peligra Noel?


Carlos Alfaro

De lo sublime a lo desastroso, esa es la transformación que ha ocurrido alrededor del Chinandega justo tras la barrida el fin de semana que le aplicó las Fieras del San Fernando, bajándolo hasta el tercer lugar en la tabla de posiciones.
Luego del encuentro de ayer, tras la derrota 5x4 ante Masaya, se buscaban culpables. Nadie se atrevía a verse fijamente a los ojos. Un silencio se apoderó de la madriguera occidental, y perplejo, como incrédulo ante lo ocurrido, en una esquina se encontraba el manager Noel Areas.
Las preguntas ¿qué pasó? ¿Qué está ocurriendo?, nadie sabía responderlas. Es más, todos las esquivaban. El directivo Enrique Gasteazoro fue más allá: “Vamos a preguntarle a Noel. Él debe de tener las respuestas”.
Chinandega, un equipo construido para ganar, pasado los primeros 17 juegos del certamen está con marca de siete victorias y diez derrotas, con un juego de ventaja sobre el sotanero León.
La presencia de lanzadores como Julio Raudez, Miguel Pérez y William Juárez no ha bastado... Contar con un grandes ligas activo, Kevin Mahar, un Triple-A como Adam Fox, además de Wilson Batista, no es suficiente para ganar. ¿Qué pasa con Chinandega, Noel?
Gasteazoro manifestó que: “No hay pánico en el equipo, pero ciertamente esta barrida enciende una luz amarilla que debe interesarnos saber qué pasa. Vamos a reunirnos con Noel lo antes posible, para saber cuál fue el problema, y ya determinaremos qué cambios haremos”.
Gasteazoro está consciente que Noel no batea, ni defiende ni pitchea, pero como estratega es el encargado de hacer andar la nave.
“Queremos saber lo que ocurre, y nadie más que él (Noel) debe de ser la persona que nos diga por qué el fracaso. Tenemos planeado hacer cambios de jugadores, como también traer extranjeros que nos ayuden a escapar de esto”, añadió Gasteazoro.
Rumores alrededor del equipo antes del juego de ayer manifestaban que si perdía Noel, su puesto como mentor culminaría de inmediato.
Pero al menos Gasteazoro no comentó de esa posibilidad tras la debacle del fin de semana.