Deportes

Imparable


Shangai

El tenista suizo Roger Federer derrotó al español David Ferrer por un rotundo 6-2, 6-3 y 6-2, y se coronó así por cuarta vez como el ganador de la Copa Masters, torneo que ya levantó en las ediciones de 2003, 2004 y 2006. El tenista suizo, que superó la barrera de los 8 millones de dólares en premios este año, no dio ningún tipo de facilidad a David Ferrer, como tampoco lo hizo ayer con el otro español participante en el torneo de Shangai que despide la temporada 2007, Rafael Nadal, al que sacó literalmente de la pista.
El partido se puso demasiado pronto cuesta arriba para el jugador alicantino, que se encontró con un “break” en su contra en el tercer juego del partido (2-1). Desde ese momento, el juego de Federer no paró de crecer, justo lo contrario que sucedía con David Ferrer, que se estrellaba una y otra vez con la solidez del saque de su rival. No en vano, Federer no cedió su servicio en todo el encuentro.
Merced a ello, el suizo arriesgó en su siguiente turno, sabedor de que tenía ya un “break” de ventaja por delante, y volvió a quebrar el servicio de su rival, para dejar la primera manga lista para sentencia, algo que sucedería instantes después con una buena batería de primeros servicios (6-2).
En la segunda manga, Ferrer logró frenar el ansia de triunfos de Federer en los seis primeros juegos (3-3). Sin embargo, el suizo supo ahorrar esfuerzos y le bastó con forzar la máquina en los tres juegos posteriores para apuntarse la segunda manga gracias a dos nuevas roturas en el saque del jugador de Jávea. Sin embargo, lejos de venirse abajo el actual número seis del mundo, que desde mañana ocupará el número cuatro del ranking de entradas del ATP Tour, sacó la casta y puso en dificultades a Roger Federer en el primer juego de la tercera manga.