Deportes

¿Quién mejor?

* Alex Rodríguez por el Más Valioso hoy * Será su tercero con dos segundos lugares en grandes peleas * Después, a su gran reto: conquistar Nueva York

Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni

Alex Rodríguez se “robó” la lámpara de Aladino y continúa frotándola.
Después de un abril asombroso con 14 jonrones, construyó una temporada fuera de la imaginación de Gaudi, el genial arquitecto catalán “fabricante” de la belleza de Barcelona, consiguió un nuevo contrato de diez años con un salario fantasioso, y hoy debe capturar su tercer título como Pelotero Más Valioso de la Liga Americana.
Sin escuchan algunos lamentos, son los de Magglio Ordóñez. ¿Cómo se le ocurrió rugir tan fuerte y registrar la temporada de su vida, precisamente cuando Rodríguez se calentó en exceso explotando con la fuerza del Vesubio?
El artillero venezolano, que juega para Detroit, fue el fulgurante campeón bate con 363 puntos, disparando 28 jonrones, con 139 remolques, 117 anotadas y 216 cohetes. Esas cifras se quedan cortas ante los 54 vuelacercas, 156 empujadas y 143 carreras de Rodríguez, que también bateó sobre los 300 y en 70 ocasiones envió gente al plato con dos outs. Agreguen sus lideratos en slugging y en total de bases alcanzadas para terminar con cualquier intento de discusión
Rodríguez, de 32 años, fue un chavalo sencillo y alegre que emergió de la pobreza combinando su pasión por el béisbol con los estudios. Ahora, en forma impactante, se encuentra en la cima de la montaña. Mientras crecía, estuvo siempre soñando con un buen guante, un bate de calidad y suficientes pelotas para colocarlas en órbita, no con ganar más de 50 mil dólares diarios.
Pudo ser el Más Valioso con Seattle hace 11 años, en 1996, cuando se coronó Campeón de Bateo con 358 de average, disparó 36 jonrones y 54 dobletes, se apuntó 215 hits, empujó 123 carreras y anotó 141 en su primer alarde ofensivo. Ese año fue derrotado por Juan González “por una nariz”, cuando un cronista, precisamente de Seattle, lo colocó como número siete en su boleta.
¿Y que decir de 2002? Rodríguez con Texas descargó 57 jonrones, récord para short stop, impulsó 142 carreras y bateó para 300, pero fue segundo de Miguel Tejada, que con Oakland conectó 34 jonrones, remolcó 131 carreras y registró 308 de porcentaje. Eso sí, Oakland superó la barrera de las 100 victorias y terminó primero en su zona con boleto para los playoffs.
Una gran temporada la de Alex, comparable hasta cierto punto con algunas monstruosas, como la de Babe Ruth en 1927, en que disparó 60 jonrones, con 164 producidas, 192 hits y 356 de average, o las registradas en momentos cumbres por Lou Gehrig, Stan Musial, Joe Dimaggio y Ted Williams.
De alguna manera, Rodríguez necesita ese reconocimiento como soporte de la propuesta que le hicieron los Yanquis, que esperan de él ese tipo de rendimiento mientras avanza hacia la marca jonronera de todos los tiempos, que en estos momentos es de 762, en poder de Barry Bonds, cuya carrera puede haber llegado a su fin.
Con una importante asignatura pendiente, como es ofrecer un eficiente aporte en la postemporada a los Yanquis, Rodríguez, que cortó una racha de Omar Vizquel obteniendo un guante de oro como short stop, tomará el reto de tratar de conquistar Nueva York, algo que la familia Steinbrenner está esperando.