Deportes

Riquelme siempre clave


Aunque en principio le costó, Argentina goleó a Bolivia por 3-0 en Buenos Aires y se mantiene al tope de la tabla con récord ideal en las eliminatorias. Una vez más Juan Román Riquelme resultó clave en el engranaje delclub argentino con dos goles.
Argentina cumplió con los pronósticos sacando máximo provecho de los dos goles de Riquelme para afianzarse en el liderato de las eliminatorias sudamericanas del próximo Mundial con la puntuación máxima en tres jornadas.
Los argentinos, que no lo tuvieron fácil en la primera parte para abrir el marcador, se pusieron en ventaja a través de Sergio Kun Agüero a los 40 minutos y se aseguraron el triunfo con los tantos de Riquelme (minutos 56 y 73), el primero de tiro libre y el otro tras una brillante jugada de Lionel Messi.
Sorprendió Bolivia al salir a disputar la pelota en la zona central del campo desde el comienzo, con lo cual evitó que Riquelme, Messi y Agüero jugaran con libertad, aisló a Tévez e intentó a través de Limberg Gutiérrez y Vaca proyectarse ofensivamente.
Argentina, más lenta que de costumbre, esperaba encontrarse un rival replegado, conservador, y con espacios para situar el juego cerca del área boliviana, pero pese a tener el balón en su poder lo perdía antes de llegar a los dominios del portero Arias.
A Riquelme le costaba entrar en acción y Zanetti no lograba abrir el juego desde la banda izquierda.
Únicamente Messi lograba romper el equilibrio del juego con sus imprevisibles arranques, frenadas, toques cortos y regates, aunque sin encontrar socios que permitieran a los albicelestes establecer una diferencia tranquilizadora.
Entonces, pasados los 25 minutos de juego, el conjunto de Alfio Basile pisó el acelerador y sin demasiada claridad comenzó a crear peligro ante una defensa de Bolivia que se vio obligada a reforzarse con los retrasos de Ronald García y Nicolás Suárez y a responder de manera expeditiva.
La albiceleeste encontró el camino del gol a los 40 minutos con centro desde la izquierda de Messi que fue bajado con un cabezazo de Demichelis en el área pequeña, donde el Kun Agüero no tuvo más que poner la frente y marcar su primer tanto como futbolista de la absoluta.
El potencial individual de Argentina no había sido suficiente hasta ese momento para alcanzar una superioridad manifiesta sobre un rival ordenado, dispuesto a jugar y, aunque con menos recursos, a dar batalla.
En la segunda parte crecieron los argentinos Cambiasso y Mascherano, Bolivia retrocedió, Messi, Tévez y Agüero comenzaron a exigir a fondo a sus zagueros y se caía de maduro el segundo gol local, que marcó Riquelme de tiro libre a los 56.