Deportes

Dos nicas sobre .400


Edgard Tijerino

En los años 50 y 60, en la primera etapa del béisbol profesional en Nicaragua, era una rareza encontrarse con un pinolero en la cima de los bateadores. El formidable Duncan Campbell consiguió el único título con sangre azul y blanco, registrando asombrosos 383 puntos el quinto año.
En esta nueva etapa, Adolfo Matamoros sorprendió en la primera liga saltando encima de los importados y de los favoritos caseros, para coronarse campeón de bateo; el cubano Bárbaro Cañizares se adueñó del segundo cetro, pero el nicaragüense Justo Rivas se robó el show en la tercera edición.
Así que estamos 2-1 contra los extranjeros en contraste con los viejos tiempos.
En estos momentos, después de 13 juegos, dos nicas, Sandor Guido, de los rugidores, y Ofilio Castro, de las Fieras, se encuentran encima de los 400 puntos. Con 16 hits en 37 turnos, Guido registra 432, mientras Castro, disparando 19 cohetes en 46 veces al bate, mueve su porcentaje a 413.
Claro, es muy temprano todavía para darle forma a expectativas, pero hay otro detalle que nos hace quitarnos los lentes supuestamente para “ver mejor”: entre los siete mejores bateadores, cinco son nicas.
Agreguen a Renato Morales, número cuatro, con 361; a Danilo Sotelo y Jimmy González con 340, en tanto Alexis Hernández, del Chinandega, es tercero con 395, y Víctor Gutiérrez quinto con 348.
Ojo, el San Fernando tiene a cuatro de los siete mejores fabrica-ruido del torneo. Hasta hoy.