Deportes

Feroz batalla


La belga Justine Henin, número uno mundial, ganó por segundo año consecutivo el Masters de tenis WTA de Madrid, al imponerse ayer domingo en la final a la rusa Maria Sharapova en tres sets, por 5-7, 7-5, 6-3.
La tenista nacida en Lieja hace 25 años se impuso en un encuentro maratónico que duró tres horas y 24 minutos.
Se trata del décimo título logrado por Henin en esta temporada (sobre 14 torneos disputados) y el más importante tras los de Grand Slam de Roland Garros y el US Open.
Con este desempeño, Henin se asegura el primer puesto del ránking de la WTA por un buen tiempo, dado que la diferencia con sus más inmediatas perseguidoras es abrumadora.
Sin embargo, la belga fue superada en el primer set por Sharapova, de 20 años, que pareció estar mejor físicamente hasta la mitad de la segunda manga. La bella rubia entró en tromba y mantuvo a su adversaria en el fondo con un potente servicio y su excelente ‘drive’.
Antes de disputar el torneo de maestras en Madrid, la rusa sólo había jugado un partido (en el US Open) en dos meses, a causa de fuertes dolores por una tendinitis en un hombro.
Al comienzo del partido, Henin tuvo dificultades con el servicio y tambaleó un poco en el fondo de la cancha, para lograr recuperarse al cambiar sus golpes y optar por su gran revés, además de aprovechar un bajón físico de su rival.
No obstante, Sharapova, aunque se veía agotada, luchó hasta el final, lo que dio más lustre al duelo que acabó perdiendo en la quinta bola de partido.
“Ella jugó bien al principio. En el tercero todo fue mental y físico, y pude resistir la presión”, dijo la ganadora.
Con esta victoria, la belga concluyó una temporada brillante, en la que ganó 63 partidos y perdió apenas cuatro. Veinticinco de estos triunfos fueron de envergadura.
De Londres a Madrid, es decir, durante toda la segunda mitad de la temporada, Henin sólo conoció la victoria, lo que nadie había logrado desde que lo hiciera la alemana Steffi Graf 18 años atrás.
“Es un sueño lo que pasó esta temporada. Espero poder continuar jugando así durante algunos años aún”, añadió.
Por su parte, Sharapova, quien ganara este torneo en su edición 2004 con apenas 17 años, valoró positivamente su participación en la prueba.
“Yo no estaba segura de poder jugar aquí y sólo vine con la esperanza de ganar el mayor número de partidos posibles, y esto ocurrió. Es mucho más de lo que esperaba”, sentenció de manera pragmática.