Deportes

¿Qué tomó Pryor?


La multitud de 23,800 en el Orange Bowl no lo podía creer aquella noche de noviembre de 2002. Aaron Pryor, que con un alarde de resistencia para asimilar y aliento para contragolpear había logrado sobrevivir a una presión agobiante por parte de Alexis Argüello en el round 13, saltó como un tigre hambriento al centro del ring para el asalto 14, como si hubiera salido a recargar sus baterías.
¿Cómo fue posible esa revitalización? Quien nunca había recorrido más de 12 rounds, logró que su furia, su poder y su resistencia, estuvieran de regreso en plenitud. ¿Cómo entenderlo? Durante la estadía de Pryor en su esquina, los micrófonos de HBO registraron una frase que nos estremeció de desconfianza: “No, de esa botella no, de la otra, de la que yo preparé”. Agreguen los aromas que colocaron debajo de la nariz de Pryor para ser aspirados, algo mostrado por el vídeo. ¿Qué “extra” tenían?
Inevitable rascar nuestras cabezas. ¿Por qué Panamá Lewis, el adiestrador de Pryor, se vio tan desesperadamente preocupado identificando una botella durante ese descanso previo al asalto 14? ¿Qué es lo que tomó Pryor? ¿Qué sustancia misteriosa contenía ese líquido? ¿Cómo fue posible que saliera de un terrible desgaste convertido en un toro?
Veinte y cinco años después de la protesta introducida por Bill Miller, siguiendo las recomendación de Eduardo Román, las intrigas continúan revoloteando a nuestro alrededor.
El round 14 resultó fatal para Argüello. En los asaltos 3, 9 y 13, el nica desplegó una ofensiva que ningún otro boxeador, excepto Pryor, podía resistir. Pero fue un esfuerzo tan inútil como tratar de derribar la Pirámide de Keops a puñetazos.
Pryor parecía ser producto de la fantasía, después de usar la discutida botella en la pausa del round 13. ¿Qué fue lo que tomó? ¿Cuál fue la mezcla preparada por Panamá Lewis? ¿Un cóctel de TNT? ¿Las espinacas de Popeye?
Algunos contaron 14 golpes seguidos lloviendo sobre el súbitamente indefenso nicaragüense. Los puños de Pryor se movieron con demasiada rapidez, llegaron con mortífera certeza y poder devastador. Aún viendo por TV el combate, sacudieron nuestra mandíbula haciéndola saltar hecha astillas.
Alexis quedó sin respuesta frente a tal agresión. Después de un minuto y seis segundos del round 14, el referee Stanley Christoudolou separó a Pryor y sentenció un nocaut técnico.
¿Cómo diablos apareció ese Pryor revitalizado para el round 14? ¿Qué fue lo que tomó? Nunca se pudo averiguar y quedó entre los grandes misterios del boxeo.