Deportes

A despejar incógnitas


Miami, Florida
Una vez finalizada la temporada regular 2007, surgen muchas interrogantes alrededor de quiénes ganaran los premios, un tema que siempre provoca encendidas polémicas.
Con la coronación del equipo de Boston culminó una brillante campaña en la cual varios jugadores implantaron marcas personales difíciles de batir en estos tiempos. Les presento mi análisis de quiénes deben obtener los codiciados premios este año en el mejor béisbol del mundo.
Candidatos al Cy Young
Liga Nacional.- Queremos recordarles a los expertos que el ganador del premio Cy Young no es el lanzador con mejores estadísticas, tampoco se supone que importe si el equipo del lanzador termine primero o último, es quien lanzó mejor que los demás en los momentos más oportunos para su equipo.

Jake Peavy (19-6, 2.54) posee mejores números que Brandon Wedd (18-10, 3.01 efect.), es cierto, también que Brad Penny. Obtuvo record de 16 ganados y cuatro perdidos, y tiene también mejores números que José Valverde, quien salvó 47 partidos y tuvo efectividad de 2.66; pero en lo personal me inclino por Peavy debido a su constate dominio sobre los equipos contrarios, se mantuvo como líder de efectividad durante todo el torneo y finalizó a un triunfo de obtener la triple corona, su record como visitante 10-1 y jugando como local 9-5 lo hacen merecedor del Cy Young este año.
Liga Americana.- De seguro muchos aún se encuentran disfrutando las brillantes actuaciones de Josh Beckett, especialmente en los play off, y de sus veinte triunfos en la temporada. La magistral temporada que obtuvo el dominicano Fausto Carmona, le da votos para este premio, pero mi escogencia va para el gigante de seis pies siete pulgadas y 260 libras, y me refiero a C.C. Sabathia, pero, ¿por qué? Sus 241 entradas lanzadas, sus 19 triunfos y una efectividad de 3.21 lo hacen merecedor de este premio, pero mire su porcentaje de entradas lanzadas, Sabathia tiene 24 partidos de siete o más entradas lanzadas, mientras que Beckett tiene 15 juegos con siete o más, y John Lackey tiene 19 partidos con más de siete. En el porcentaje de ponches C.C. abanicó a 209 contra los 179 de Josh y los 194 de John. ¿A quién escogería usted? Recuerde, los premios se basan en las actuaciones durante la temporada regular, no en la postemporada.
Los Más Valiosos
Liga Nacional.- Indiscutiblemente este premio estará bien disputado este año, los nombres de Matt Holliday, quien ganara la corona de bateo de la Liga Nacional y sus 137 rayitas impulsadas, más el aporte que brindó a los Rockies de Colorado lo hacen finalista a este premio. En la otra esquina nos encontramos a Prince Fielder, quien con sus 50 vuelacercas se convirtió en el primer joven en lograr esta hazaña en una temporada. Pero esperen, hay muchos que no contaban con la brillante actuación del carismático y siempre sonriente Jimmy Rollins, quien se convirtiera en el único campocorto en jugar los 162 partidos del calendario regular en los últimos 34 años; también se convirtió en el cuarto jugador en la historia de las Grandes Ligas en conectar 20 dobles, 20 triples, 20 jonrones y robarse 20 bases en una temporada. Mi escogencia va para Rollins, quien siempre está disfrutando del juego y fue el que pronosticó que el equipo a vencer en la Nacional eran los Filis de Filadelfia. Rollins fue el motivo y la causa principal del avance de los Filis a la siguiente ronda.
Liga Americana.- Esta escogencia será ganada de manera unánime por Alex Rodríguez, quien finalizara como líder de jonrones (54), carreras impulsadas (156) y carreras anotadas (143) de la Liga Americana. Sólo dos jugadores en la historia del joven circuito obtuvieron números semejantes a los de Alex, y éstos fueron Babe Ruth y Jimmie Foxx, y nadie ha logrado sacar la bola del terreno como Alex y robarse 24 almohadillas en una temporada, a la vez se convirtió en el más joven jugador en alcanzar la cifra de 500 jonrones. Lo siento por Maglio Ordóñez (.363), quien sin duda alguna alcanzó números impresionantes esta campaña, luego de padecer de problemas en las rodillas, en temporadas anteriores se convirtió en el primer jugador de los Tigres de Detroit, quien obtiene la corona de bateo desde que Norm Cash lo lograra en 1961.

Novatos brillantes
Liga Nacional.- Sobresalen varios nombres como Troy Tulowitzki, quien se convertirá en uno de los jugadores más defensivos del béisbol actual. Sus números: 24 jonrones, 99 carreras impulsadas y su .291 como promedio de bateo, lo ubican como fuerte candidato; pero miren las estadísticas de Ryan Braun, 34 cuadrangulares, .324 de bateo, más 97 carreras impulsadas, realmente números fuertes si lo tomamos en consideración para ganar el premio al jugador más valioso. Braun obtuvo una histórica temporada ofensiva para un jugador que debuta después del 25 de mayo terminando con el record de Ted Williams.
Liga Americana.- Sobresalieron nombres como Daisuke Matsuzaka, Brian Bannister, Jeremy Guthrie o Hideki Okajima pero ninguno como el de Dustin Pedroia, quien después de un mes desastroso como lo fue el mes de abril, fue sumando puntos tras puntos hasta convertirse en uno de los pilares para que el equipo de Boston se alzara con su segunda corona en los últimos cuatro años. A esto agreguemos su sólida defensa alrededor del segundo costal. Matsuzaka obtuvo números suficientes para merecer el premio, pero su alto porcentaje de carreras limpias permitidas lo elimina de toda posibilidad.
Manager del Año
Liga Nacional.- La tarea realizada este año por Clint Hurdle al frente de Colorado fue magnífica si tomamos en cuenta que logró llevar al equipo hasta la Serie Mundial, pero la faena realizada por Bob Melvin, quien con un grupo de jóvenes talentosos logró ganar la difícil división del Oeste, fue realmente magistral, ya que no contó con Randy Johnson para clasificar al equipo. Una nota muy importante es que el equipo de Arizona anotó 200 carreras menos que el equipo de Filadelfia, y que contó con siete jugadores desconocidos, pero Melvin clasificó al equipo sobre los Dodgers y Padres de San Diego. Lo siento por Charlie Manuel y Manny Acta, quienes realizaron trabajos excelentes con sus respectivos equipos.
Liga Americana: Aquí sí hay una lucha cerrada entre varios mentores. La labor realizada por Eric Wedge con el equipo de Cleveland lo sitúan al tope de los demás nombres si tomamos en cuenta que los Indios no se clasificaban a la siguiente ronda desde el año 2001, finalizando con el mismo record de ganados y perdidos que los monarcas de 2007. También surgen el nombre de Mike Scioscia, quien logró clasificar al equipo pese a que utilizó 116 alineaciones diferentes en toda la campaña y una rotación afectada por muchas lesiones.
Así que, señores, juzguen ustedes quién se merece este codiciado premio, que su escogencia será de mi agrado.