Deportes

Britton, un diablo


Edgard Tijerino

La inspiración juega. Y cuando se juntan dos peloteros inspirados, establecen la diferencia. Eso fue lo que hicieron anoche Dwight Britton y Mario Hollman en la construcción de un ruidoso triunfo indio por 8x4 sobre el San Fernando.
En el cierre del quinto, perdiendo la tribu 3x0, sonó el despertador. Los hombres de Lourdes Gourriel saltaron de la cama en que dormían agitando sus bates y agredieron con efectividad el pitcheo de las Fieras. Con tres rápidos operativos, el Bóer logró construir esa victoria que le permite mantenerse en la cima de la montaña.
El lead-off indio, Mario Hollman, y el noveno en el line-up, Dwight Britton, dispararon tres hits cada uno, funcionando en los momentos cumbres para encabezar la resurrección. Britton, que no se había visto en este arranque de temporada, realizó una atrapada de mucho mérito, robó una base, anotó tres carreras y empujó otras tres con un jonrón dentro del campo, volando sobre las colchonetas, como si estuviera utilizando las piernas prodigiosas de Asafa Powell. Ciertamente, Britton fue un diablo en todo instante.
Fue el segundo batazo de este tipo en la corta historia de cuatro ligas. Previamente, Evert Cabrera, también del Bóer y contra el San Fernando, lo había logrado.
Antes de venderse el primer vigorón, el lead off del San Fernando, Víctor Gutiérrez, conectó triple contra Rafael García y anotó de inmediato con un roletazo de Ofilio Castro. Así que el derecho Willie Lebrón estaba sentado sobre esa ventaja de 1x0 cuando todavía calentaba su escopeta.
Neutralizando amenazas, García y Lebrón avanzaron pintando ceros hasta el quinto inning. Con dos outs y bases limpias, San Fernando fabricó dos carreras impulsadas por triple de Ofilio Castro, ampliando la ventaja 3x0.
Los Indios fruncieron el ceño, se reagruparon y contragolpearon de inmediato en el cierre con doble productor de Mario Holmann y un roletazo de Raúl Marval, después que Jimmy González disparó hit, recortando la pizarra 3x2 y agitando las tribunas.
La artillería de la tribu volvió a funcionar en el sexto con dos outs sin embasados. Britton disparó su segundo hit, Holmann siguió con doble impulsador empatando el juego, y cañonazo de Jimmy facilitó ventaja de 4x3.
El juego se desequilibró en el séptimo cuando el Bóer aprovechó base a Williams y golpes a Abea y Palmer, un fly de sacrificio de Leytón y el jonrón de Britton dentro del campo, para fabricar cuatro carreras y colocar al San Fernando a la orilla de la fosa perdiendo 8x3.
La última señal de vida del equipo de Masaya, marcando su cuarta y última carrera en el noveno, apartando la alteración de nervios del relevista Pedro Minaya, no tuvo el menor significado.
(Ojo… en recuadro….)
Las atrapadas
Fue una noche brillante en fildeo, sobre todo de los jardineros. Jugadas acertadas con diferentes grados de dificultad, en las que se realizaron aterrizajes forzosos o persecuciones desesperadas, con alardes de control muscular. Una de ellas en momento de intensa presión, la de Danilo Sotelo sobre el batazo envenenado de Manuel Mejía con dos a bordo, dos outs y el juego 1x0 a favor del San Fernando en el cierre del tercero.
Sotelo, moviéndose rápidamente hacia adelante en la zona corta del jardín central, se lanzó por la pelota hacia su izquierda, y casi contra el piso ahogó el peligro, frustrando a Holmann y a Marval, que se desplazaban rumbo al plato.
Renato Morales decapitó un batazo de Raymundo Leytón en el rincón del left field, y Aníbal Vega, luciendo como un acróbata, robó un extrabases a Vince Palmer. En un ajuste de cuentas, Palmer le llegó con un extra de esfuerzo a peligroso batazo de Vega, y Norman Cardoze se colgó de una difícil pelota conectada por Marlon Abea a la zona corta del right center con dos circulando en el cierre del sexto, cuando ya el Bóer se había acercado 3x2.
Agreguen el foul de Ofilio controlado por Clyde Williams con su nariz rascando la malla.