Deportes

Más bateo para Noel


Carlos Alfaro

Wilson Batista es de los peloteros que hablan poco ante el micrófono, pero el ruido que crean con el madero es ensordecedor.
A pesar de su juventud, es uno de los artilleros de impacto que han pasado por la LNBP. Su hermética defensa y su bateo oportuno lo llevaron a convertirse en el Jugador Más Valioso del segundo torneo de la Liga Profesional, justo en el año que Chinandega fue el campeón.
Batista está de regreso, en un momento en que los occidentales, hambrientos nuevamente de título, no han escatimado lo más mínimo para construir un equipo monstruo que cabalgue sin dificultad alguna hacia la gran final. Mucho optimismo se ha creado alrededor del dominicano, especialmente por su valiosa ofensiva.
“Vengo a tronar. Justo como lo hice en los años anteriores, aquí vengo dispuesto a ayudar con mis batazos al club. Al igual que la afición, yo también tengo deseos de que Chinandega vuelva a ser campeón”, dijo Batista tras su arribo al país.
¿Cómo venís para ésta Liga?
Atravesé una lesión que mermó mis posibilidades de llegar a las Grandes Ligas la campaña anterior, pero eso no redujo para nada mis deseos. Siempre he pensado que ésta liga es tan valiosa para mí como las Ligas Menores, así es que vengo con los ánimos al cien.
¿La lesión debido a qué fue?
Escuché por ahí que se debía por jugar en Nicaragua, pero eso es falso. Uno se lesiona porque existe algún descuido del atleta. Yo me descuidé en su momento, pero corregí a tiempo y he vuelto con muchas ganas de brillar.
Unas de tus grandes actuaciones en el juego fueron tus duelos contra Devern Hansack, ¿qué recordás de ellas?
Esos duelos fueron grandiosos. Recuerdo que en esos turnos al bate frente a él siempre le vi la bola como si fuera un balón de basket, y así tuve éxito chocándole la pelota con contundencia, incluso hasta le disparé dos cuadrangulares.
En medio de la lesión y con tus deseos al máximo, ¿cuánto tiempo más crees que necesitas para llegar a las Grandes Ligas?
Si me preguntaran, te digo que yo me siento listo. Es más, yo quisiera mañana ya estar en las Mayores, pero el tiempo que necesito no me preocupa. Lo importante es jugar con mucha dedicación, cuidarse de las lesiones, y jamás perder las esperanzas del sueño que se tiene planeado alcanzar.