Deportes

Cegador brillo de Cabrera


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni
Algo así como un diamante brillando con intensidad cegadora encima del Arco del Triunfo donde convergen 12 avenidas, es en estos momentos el pelotero venezolano Miguel Cabrera.
Apenas tiene 24 años y ha impulsado más de 100 carreras en cuatro temporadas consecutivas; se ha acercado dos veces a los 200 hits y registra tres temporadas con más de 30 jonrones; agreguen porcentajes de .323 puntos, .339 y .320, con un mínimo de 157 juegos entre 2005 y 2007.
Ahí lo tienen de cuerpo entero y en colores, sentado a la orilla de esas cifras sobre la inmensidad del futuro. Lo quieren los Yanquis y un grueso número de equipos. A su edad, un contrato de diez años, como el de Dave Winfield o el de Alex Rodríguez, garantiza verlo terminar de desarrollarse como superestrella.
Cabrera podría obtener 12 millones en su segundo arbitraje mientras avanza hacia la agencia libre al terminar la temporada de 2008. Así que los Marlins, frente al mayúsculo interés mostrado por tantos equipos, deben tomar una rápida decisión.
Lo quieren los Yanquis, pero, ¿estarían dispuestos a entregar a Melky Cabrera y Joba Chamberlain o Phil Hughes? Ahora los de Nueva York están volviendo a apreciar el material construido en las sucursales.
Presionados por una situación parecida, los Marlins entregaron a los Medias Rojas a Josh Beckett, Mike Lowell y Guillermo Mota por Hensley Ramírez, Aníbal Sánchez, Havery García y Jesús Delgado. No tenían escape.
Pequeños económicamente, los Marlins saben que tendrán que involucrarse en una negociación que les resulte favorable a cambio de soltar a Cabrera. Y éste es el mejor momento.
Cápsulas.- Un acierto de los Medias Rojas ha sido retener a Curt Schilling. Tiradores tan durables, efectivos y competitivos como Schilling, pese al obvio desgaste, no se encuentran en una esquina mientras se espera la luz verde... ¡Cómo va a cambiar el béisbol la repetición de jugadas para evitar fallos equivocados! Todo hace indicar que la propuesta será aprobada. Menos mal que no es retroactiva, porque cambiaría el desenlace de tantas historias que fueron posibles por fallas arbitrales.
Al frente de los Dodgers, Joe Torre volverá a saber con cuántas papas se hace un guiso. Si estuviera en la época de O´Malley, no dudaría que los armaría bien, pero en estos tiempos, los Dodgers pertenecen a una clase media, como la nuestra, carcomida... Lo siento Scott Boras, tendrás que hacer una buena rebaja si quieres “vender” a Alex. Difícilmente aparecerá en escena un gerente aceptando pagar 350 o 320 millones por tener a Rodríguez. Él no es “La Madona de San Sixto” pintada por Rafael.