Deportes

¿Seguirá Herrera al frente?


Edgard Tijerino

Nunca hemos tenido en casa “catedráticos” del boxeo. ¿Acaso se ha tratado de construir alguno ofreciéndole facilidades para un aprendizaje intenso? Por supuesto que no.
Llegó el momento en que se consideró que la evolución de Alexis Argüello, le podría quedar muy grande a Miguel Ángel Rivas, el legendario Kid Pambelé. Fue entonces que comenzó un largo desfile a la orilla del flaco explosivo.
Pepe Morales fracasó y fue despedido después de la derrota con Marcel, para contratar, con coincidencia de opiniones, entre Eduardo Román y Harmodio Icaza, al competente panameño Ramón “Curro” Dossman. Vimos a Argüello provocar estragos frente a Art Hafey antes de trabarse con Olivares y volver a soltarse, ahora definitivamente, con Leonel Hernández. Dossman fue un éxito. Pero más adelante aparecieron “Tally” Torres, Al Silvany, hasta llegar a gente del calibre del Cuyo Hernández y Eddie Futch.
Ocurrió también con Eddie Gazo, Francisco Coronado y Hermógenes Prado. Todos fueron orientados por Dossman en momentos culminantes.
Rosendo Álvarez fue otro caso. Lo vimos pasar por las manos de varios adiestradores extranjeros, entre ellos Rigoberto Garibaldi, mientras se establecía como un púgil talentoso y consistente.
Incluso Ricardo Mayorga, que parecía no necesitar “brújula” por utilizar un estilo “rompecabezas” difícil de entender, estuvo cambiando de entrenadores en la búsqueda de mejoría. Sin embargo, todavía estamos tratando de averiguar qué se consiguió.
Gustavo Herrera, que llegó a ser campeón centroamericano y del Caribe amateur, fue un peleador muy hábil, se estructuró con entrenadores nicas y cubanos en los años 80 y supo asimilar enseñanzas. Él ha estado con las riendas de “Chocolatito” entregando tan buenos resultados como Pambelé con Alexis. Por lo visto hasta hoy, su método ha funcionado, más allá de las prodigiosas facultades naturales de González. Es posible que su apoderado, Silvio Conrado hijo, considere que debe seguir siendo el adiestrador del muchacho, en el preciso momento de entrar al terreno de las mayores exigencias.
Herrera confía en que le mantengan la confianza, en estar al frente del “operativo ‘Chocolatito’” incluyendo la pelea por título mundial.
No existe peleador sin voz de mando en la esquina. De ser así, el increíble Muhammad Alí y el brillante Ray “Sugar” Leonard, con esa versatilidad deslumbrante que los caracterizó, no hubieran necesitado de Ángelo Dundee.
¿Responderá Herrera a las exigencias que plantean las fortalecidas pretensiones de “Chocolatito”? Ya lo veremos.
dplay@ibw.com.ni