Deportes

“No pude dormir”


Sin pretensión de ser considerado el restaurador de los Dodgers, Joe Torre se mostró con el uniforme azul de los Dodgers para colocarse en el sendero que trazaron managers como Walter Alston y Tom LaSorda, quienes firmaron grandes páginas de la historia del equipo.
Torre estuvo con Lasorda y el cronista Vin Scully en un podio colocado en el jardín central del Dodger Stadium. Se vio muy emocionado luego de haber estado largos años con los Yanquis llevándolos a 12 postemporadas.
Con humildad admitió: “No pude dormir. Es una gran sensación el estar aquí con una de las pocas organizaciones a las que automáticamente le tienes que responder afirmativamente”.
Como es natural, Torre fue acompañado por los dueños Frank y Jamie McCourt, el gerente general Ned
Colletti, el estrella de la colina Brad Penny, uno de los aspirantes al Cy Young y Lasorda.
“Los Dodgers siempre fueron especiales y espero sin duda que lo seguirán siendo”, afirmó Torre. “Tengo un nudo en la garganta Las dos últimas semanas han sido un torbellino. Le dices adiós a un equipo prestigioso y le dices hola a otro prestigioso”.
Torre utilizará el número seis en su uniforme, el mismo que tenía en Nueva York. También anunció que Don Mattingly y Larry Bowa, coaches de los Yanquis, le acompañarán con los Dodgers. “No puedo describirle lo mucho que Don Mattingly está entusiasmado”, declaró Torre.
Torre, que llevó a los Yanquis a la conquista de cuatro cetros, sigue los pasos a Casey Stengel como el segundo manager que dirige a ambas franquicias. Stengel fue piloto de los entonces Dodgers de Brooklyn entre 1934-36 y guió a los Yanquis a siete títulos de la Serie Mundial entre 1949-60.
Torre, de 67 años, sustituye a Grady Little, quien renunció la semana pasada. Asume la dirección de un equipo cuya última corona de Serie Mundial fue en 1988 y que el año pasado quedó cuarto en el Oeste de la Liga Nacional con marca de 82-80.