Deportes

Súper retador


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni

Eduardo “Ratón” Mojica iba a ser el más grande retador pinolero a un título mundial. Había derrotado a casi todo el ranking de las 112 libras, incluyendo a uno de los dos campeones mundiales, el tailandés Chartchai Chionoi, vencedor del mejicano Efrén “Alacrán” Torres, en una de las peleas más estrujantes y sangrientas que las categorías pequeñas recuerden.
Pero Mojica no llegó a enfrentarse al argentino Horacio Acavallo, quien al desvanecerse la posibilidad, terminó retirándose. Todos consideramos que “El Ratón” hubiera liquidado a Acavallo convirtiéndose en el primer Campeón Mundial pinolero, pero nunca pudimos comprobarlo.
Pese a la resonante victoria lograda sobre el panameño Antonio Amaya en Costa Rica, desalojándolo de la posición de primer retador, difícilmente alguien en el terruño creyó que William Martínez le arrebataría al hábil y elusivo mejicano Ricardo Arredondo, el título Ligero Jr. del CMB aquella noche de 1972. En todo instante estuvimos claros de las diferencias y lo poco probable que era ver a William coronado.
El impacto que sufrimos con Alexis Argüello en 1974, fue demoledor de ilusiones. Nuestros corazones quedaron sangrando al verlo vencido por el versátil panameño Ernesto “Ñato” Marcel. No, no podía ser cierto, pensamos atrapados por una frustración asfixiante.
Se veía tan grande Argüello después de haber dejado un reguero de “cadáveres” sobre la tarima brava, incluyendo al ex –campeón pluma José Legrá, que todos imaginamos a Marcel destrozado por su golpeo. Nunca hemos vistos a tantos nicaragüenses salir del país por aire, mar y tierra en persecución de un sueño, como en esa ocasión.
El favoritismo de Argüello frente a Olivares fue grande, pero no tanto como cuando enfrentó a Marcel. El explosivo flaco fue, visto desde cualquier ángulo, un súper retador, como contra Alfredo Escalera y Jim Watt en la conquista de otras dos coronas. Tal era la confianza que provocaba, que siguió siendo favorito para derrotar a Aaron Pryor en la primera pelea.
Sin ser súper retador, creímos que Francisco “Toro” Coronado, machacaría las costillas de Rafael “El Brujo” Ortega en 1977, no que subiría al ring desprovisto de aquella bravura mueve-montañas que siempre lo caracterizó; pero fuimos cautelosos con Rosendo Álvarez cuando fue a Tailandia a tratar de arrancarle la cabeza a Chana Porpain en 1995 y regresar con la corona mínima.
Ahora, después de terminar con Eriberto Gejón, éste “Chocolatito” González de brillantez cegadora, aparece en pantalla como posible súper retador, aún si llegara a enfrentar a un hombre tan complicado como lo fue Marcel para Alexis, tal es el caso de Iván Calderón.
Él nos ha proporcionado un momento revelador de que puede llegar a ser eso. Un futuro estrella, un fenómeno masivo, un sembrador de fe, un ídolo en construcción conciente de que nada es tan fácil como parece, que debe refugiarse en una impecable ética de trabajo mientras continúa cultivando madurez y puliendo sus recursos, tiene que ser, un súper-retador.