Deportes

Revive un “clásico”


ESPN.com

Es la rivalidad que puso a Billy en contra de Lasorda.

Es la rivalidad que puso a Reggie en contra de Bob Welch.

Es la rivalidad que puso a George Steinbrenner en contra de The Elevator.

Y ahora, después de todos estos años, está de vuelta.

Yanquis vs. Dodgers

Una vez más, es algo imperdible para los fanáticos del béisbol.
Y debemos agradecer a Joe Torre por ello. Está bien, también tendríamos que agradecer a las personas de Nueva York que lo empujaron para que salga. Sin mencionar a las personas de Los Ángeles que lo contrataron.
Pero Torre es quien hará que las próximas temporadas de Los Dodgers se conviertan en una historia importante y sin fin para Nueva York, y de igual manera, las temporadas de los Yanquis sin él, ahora amenaza con ser una importante historia en L.A.
Tan pronto como Hank Steinbrenner pronunció esas palabras en relación con Torre -- "No olviden... el gran equipo que se le entregó"-- se desató la batalla. Y una vez que Los Dodgers decidieron que habían conseguido un manager, la rivalidad se instaló de vuelta.
Ahora podemos apuntar hacia dos fascinantes interrogantes que nunca se pudieron contestar:
¿Cuánto influyó Torre en el éxito que los Yanquis tuvieron los últimos 12 años?
¿Y cuánto influyeron los Yanquis en el éxito de Torre?
La respuesta a las dos preguntas anteriores se obtendrán hasta que se vean los resultados que consigan los Yanquis bajo el mando de Joe Girardi. Y también serán respondidas tras la performance de los Dodgers bajo la dirección de Torre.
Estaremos observando de la misma manera cuando Torre comience a rearmar a su manera el equipo con dificultades de Los Dodgers, durante la primavera y el verano.
Está claro que los Dodgers fue un equipo que se fue desintegrando a lo largo de este año, con los veteranos, los jóvenes, y el staff de entrenadores que iban en diferentes direcciones. Por lo tanto, integrar a este grupo, no será un trabajo fácil, y es un desafío mucho más grande de lo que Torre venía haciendo en Nueva York.
No podemos esperar, en especial, para que vuelva a surgir una rivalidad entre equipos como los Yanquis y Los Dodgers.
Tendrá relevancia de manera diferente, obviamente, de lo que fue entre las décadas del 40 hasta el 80, cuando estos equipos se enfrentaron en 11 Series Mundiales.
Y no será lo mismo que cuando los enfrentamientos eran: Mantle versus Snider, Koufax versus Ford, Garvey versus Chambliss.

Aquellos enfrentamientos quedaban saldados -- o se intensificaban -- sobre el campo de juego.
Con Torre versus Girardi, por otro lado, es posible que nunca definamos quién es el ganador sobre el mismo campo de juego. Se tienen que dar demasiadas cosas para que los Dodgers y los Yanquis terminen enfrentándose en otra Serie Mundial. En especial en Los Ángeles, donde la Serie Mundial se ha convertido en un show que se mira por televisión, durante los últimos 19 años.
Después de todo, tras la última victoria de los Dodgers en una Serie Mundial en 1988, los Yanquis ganaron cuatro.
Desde que Los Dodgers ganaron por última vez una serie de postemporada, también en 1988, los Yanquis ganaron 18.
Desde que Orel Hershiser y Kirk Gibson llevaron a los Dodgers a la gloria en 1988, los Yanquis ganaron 78 juegos de postemporada. Y los Dodgers consiguieron una victoria.
Después de que Hershiser hizo el lanzamiento final de la Serie de 1988, los Yanquis han tenido 22 pitcheres que consiguieron la victoria en juegos de postemporada, desde Jimmy Key hasta David Cone y Chien-Ming Wang. Los Dodgers han tenido uno -- José Lima. ¿Por lo tanto hubo alguna fuerza cósmica que haya posicionado a estas dos franquicias en el mismo lugar durante las dos últimas décadas? ¿Don Zimmer? ¿Raúl Mondesí? ¿Kevin Brown? ¿Wilson Betemit? Lo siento, pero no es suficiente.
Pero ahora tenemos a un hombre que creció en Brooklyn y pudo entrar en el Bronx, dirigiéndose a Chávez Ravine. Y nos encontramos ante un acontecimiento nunca antes visto en el mundo del béisbol.
Está Joe Torre, quien es el primer hombre que llevó a los Yanquis al triunfo de la Serie Mundial en cierto momento de su vida, y ahora intentará lo mismo con los Dodgers.
Por lo tanto, que alguien le avise a Roger Kahn así comienza a escribir.
Son los Yanquis vs. los Dodgers. Otra vez, imperdible.