Deportes

Norman quiere irse


Carlos Alfaro

San Fernando salió a tenderse al terreno, y de inmediato se escuchó la interrogante: ¿Realmente son ellos?... Por momento, la afición dudó en aplaudir al team mientras cada jugador se ubicaba en su puesto. Todos cabeceaban buscando al ídolo, al jugador historia, pero éste no aparecía por ningún lado. Estaba relegado a la banca, siendo uno de los más tristes capítulos en la carrera deportiva de uno de los “dinosaurios” de nuestro béisbol: Norman Cardoze.
Con un infield poblado de jugadores más jóvenes y versátiles, y el puesto de designado ocupado por un ex grandes ligas, la presencia de Norman en las Fieras se redujo a ser pelotero ocasional, quizás emergente, impulsándolo a decir “Si no me quieren, denme la baja”.
Pasado el primer fin de semana de la Liga Profesional, ayer Norman estalló contra la directiva fernandina.
“No merezco este trato. Me están viendo como “m…”. Me han tratado mal, sin respeto, y la verdad es que me siento muy incómodo, y quiero marcharme de aquí”, dijo Cardoze.
Pero la inconformidad de Norman no se detiene en su nula actuación como pelotero titular. También abarca su estatus salarial, el peor pago que ha recibido en su historia.
Cardoze dijo, por primera en su vida, la cantidad de dinero que devenga actualmente fue impuesto y no negociado. “Estoy ganando peor que un novato. En vez de verme como un elemento histórico en el equipo, considero que me tratan como un enemigo.”
Omar Cisneros escucha los lamentos de Cardoze. Quiere ayudarlo a como ocurría en el pasado, pero esta vez está imposibilitado de hacer algún movimiento que beneficie a su jugador de años.
“Lamentablemente no puedo hacer nada al respecto. Para mí es muy incómodo lo que ocurre con Cardoze, porque no sólo se trata del mejor jugador en la historia de Masaya, sino un símbolo de la Selección Nacional, un gran amigo mío, y es muy complejo todo lo que está pasando”, dijo Omar Cisneros, manager de las Fieras.
A lo largo de su carrera, Norman siempre brindó grandes satisfacciones a la afición de Masaya a través de su ofensiva, como aquel jonrón ante Oswaldo Mairena, que sirvió para darle el campeonato a las Fieras en la temporada de 2002.
“Es difícil para mí hacer un line-up sin incluirlo a él, mientras lo observo solitario en un rincón del dogout”, concluyó Omar.