Deportes

¡Fuera fantasmas!


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni
¡Qué atrapada la de Jacoby Ellsbury!, engrandecida por el momento, en el último grito del drama.
Pese a la intensa presión de última hora, ningún fantasma fue visto en el Coors Field. Los Medias Rojas se impusieron 4x3 a los valientes y peleadores Rockies para coronarse barriéndolos, aunque sintiendo que sus huesos sudaban después del jonrón de Garret Atkins que complicó la ecuación y frente al vuelo de esa pelota bateada por Jamey Carroll contra “el matador” Papelbon.
Ahora sí, pese a lo difícil de la última victoria, la maldición ha sido superada. ¡Y de qué manera! Con siete triunfos seguidos, uno menos que los logrados en la increíble resurrección de 2004 saltando sobre los “cadáveres” de Yanquis y Cardenales.
¡Cómo pelearon los Rockies! Un espectacular aterrizaje en el plato de Mike Lowell en el quinto inning y un jonrón del mismo Lowell, declarado el Más Valioso, fueron el gran soporte del pitcheo sereno del sobreviviente de cáncer Jon Lester, que se apuntó la victoria.
Por supuesto, hay que apuntar el relevo de Mike Timlin, quien después del jonrón de Brad Hawpe, con los Rockies tratando de salirse del hoyo, entró a ponchar a Kaz Matsui y a Troy Tulowitzki.
Casi de inmediato, el jonrón del emergente Bobby Kielty contra Brian Fuentes abriendo el octavo rompió los corazones de la multitud, restaurando el daño hecho por Hawpe y estableciendo el 4x1 en el marcador. Qué útil fue ese batazo porque neutralizó el jonrón de dos carreras de Garret Atkins contra Hideki Okajima en el cierre del octavo que le permitió a la multitud volver a vivir. Como casi siempre, Jonathan Papelbon funcionó como rematador sacando cinco outs consecutivos, gracias a Ellsbury.
En el inicio, los de Boston atacaron al derecho Aaron Cook. Estocada de Jacoby Ellsbury colocó hombre en segunda sin out. Pedroia lo hizo avanzar a tercera y cepillazo de David Ortiz al bosque derecho movió la pizarra 1x0 a favor de los ex–embrujados Medias Rojas.
En el quinto, Mike Lowell abrió con doblete y anotó realizando su gran deslizamiento, aprovechando hit de Varitek al right para el 2x0. Jonrón del mismo Lowell a las tribunas del jardín izquierdo amplió la diferencia 3x0 y decretó la salida de Aaron Cook, quien logró ofrecer la mejor demostración de un abridor de Colorado.
El equipo de la inspiración perdida reaccionó cuando en el cierre del séptimo, sin out, Brad Hawpe levantó al público con un inmenso batazo a las graderías del jardín derecho, estrechando la diferencia 3x1.
El jonrón de Kielty que amplió la brecha 4x1 resultó mortal, porque la recuperación de los Rockies con el estacazo de Atkins que encontró a Helton circulando, no fue suficiente. Los de Colorado, manejados por Papelbon que casi sufre un infarto impactado por Carroll, quedaron tendidos de cara a las bujías, pero cobijados de coraje.