Deportes

¿Quiénes junto a Babe Ruth?


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni
Ya lo hemos escrito: tratar de estructurar un All Star de series mundiales sometiendo a revisión más de cien años de ajetreo, equivale a meterse en la boca del lobo, pero es una exigencia, como la de César al cruzar el Rubicón.
Los clásicos de octubre han resultado en ciertas ocasiones, “Cementerio de elefantes”. Ted Williams quisiera no haber estado nunca en un box score de Serie Mundial, Dave Winfield y Gil Hodges registraron naufragios, y muchos de Cooperstown han saltado hechos añicos, pero hay quienes han conseguido crecimientos impresionantes.
Obviamente un All Star tiene que edificarse alrededor de Babe Ruth, quien ha sido el más grande. Entremos, pues, al territorio del atrevimiento
Lou Gehrig.- La pregunta, ¿quién en primera?, tiene una respuesta inmediata: Lou Gehrig. El llamado “Caballo de hierro” por su impresionante consistencia antes de ser devastado por la enfermedad, estuvo en seis coronaciones de los Yanquis, registró 1,727 de slugging en 1928 y es líder de todos los tiempos con .477 de porcentaje sobre las bases... En 34 juegos conectó diez jonrones y empujó 35 carreras.
Billy Martin.- Otro yanqui muy controversial como persona, parece ser la mejor escogencia como intermedista. Es líder para la posición en triples, jonrones, carreras empujadas y slugging, además, registró 23 juegos consecutivos sin cometer error... Jugador volátil muy incidente. Disparó 12 hits en la Serie de 1953.
Derek Jeter.- Un momento, ¿qué estamos construyendo, un All Star de los Yanquis o de series mundiales? Aclaremos eso. Ni modo, con lo visto de él en los últimos años, Derek Jeter, otro yanqui, es el hombre del campocorto... A lo largo de seis series mundiales, el paracorto de 30 años que se hundió en 2001 ante Arizona, bateó cuatro veces a lo grandioso, con promedios de .353, .353, .409 y .346, con un Más Valioso en los duelos con Padres, Bravos, Mets y Marlins. Más allá de su decrecimiento este año contra los Indios, reducido a .176 puntos, agreguen que su habilidad defensiva ha sido calificada como deslumbrante.
¡Qué lío!- En tercera base uno piensa en Brooks Robinson o Mike Schmidt, pero ¿qué hacemos con Paul Molitor?... El único bateador de cinco hits en un juego de Serie Mundial, Más Valioso en 1993, tiene récord de 12 hits en una Serie de seis juegos, agregando diez anotadas, dos triples y seis extrabases. Él fue la selección del Sporting News hace dos años... Fildeando coloco a Robinson como el mejor de todos, y globalmente, Schmidt.
Jardineros.- Mickey Mantle, Willie Mays y Joe Dimaggio son las primeras ocurrencias, pero las cifras se inclinan por el “intocable” Babe Ruth, Reggie Jackson y Lou Brock. Ruth, que fue inmenso lanzando para Boston, lo fue también destrozando pitcheres con los Yanquis, disparando 15 jonrones; Reggie fue Más Valioso con Atléticos y Yanquis, único caso, y su agresividad le permitía aportar una mayúscula utilidad. Tiene récord de cinco jonrones en una Serie; en tanto Brock, quien fue rey del robo, bateó sobre .400 en series consecutivas, llegando a disparar 13 hits en una Serie, realizó 11 robos sin ser atrapado, y fue un gran fildeador.
Un serio problema: ninguno de ellos fue jardinero central. Así que, abran paso al bateador de 18 jonrones, ese “temible inválido” que fue Mickey Mantle, otro yanqui, que se burló de las múltiples lesiones para hacer estragos.
Yogi Berra.- Un yanqui más. Ni modo. Sus números son impresionantes por la durabilidad que tuvo y las marcas establecidas posiblemente imborrables... Fue ganador en diez series, participó en 75 juegos, con una racha de 30 sin cometer error y jonroneó 11 veces.
Pitcheo.- El derecho es Bob Gibson, de los Cardenales, dueño de rapidez y precisión escalofriantes mientras imponía cifras impactantes: ocho juegos completos consecutivos, siete triunfos en fila y 17 ponches en un juego. El zurdo, por encima de Koufax, es Whitey Ford, máximo ganador, con diez, récord de 32 scones y 2.71 en efectividad. El cerrador, Mariano Rivera, más allá del hit que le disparó Luis González en 2001. El panameño trabajó 14 entradas y un tercio consecutivas sin carrera entre 1998 y 2000.
Claro, las discusiones quedan abiertas.