Deportes

Complicada clasificación


La ausencia de Cuba en el Mundial de boxeo en Chicago complica las aspiraciones de los países latinoamericanos de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Pekín-2008, coincidieron en afirmar este sábado numerosos entrenadores y dirigentes de esa región.
Cuba ha ganado 10 de los 13 mundiales celebrados desde 1974 y acumula 62 coronas, pero por primera vez se ausentó de esta citas para evitar posibles deserciones en Estados Unidos.
Ahora los federativos cubanos deberán enviar su escuadra a los dos torneos clasificatorios de las Américas, que se llevarán a cabo en la capital trinitaria Puerto España (10-18 de marzo) y Ciudad de Guatemala (23-30 abril).
“Lógicamente que afectará. De haber venido Cuba aquí (a Chicago), con sus mejores hombres, los hubiera clasificado fácil y habría más oportunidades para los demás países en los preolímpicos, pero ahora la cosa cambia”, dijo a la AFP el puertorriqueño José Luis Vellón, Vicepresidente de la Federación de Boxeo de América.
Vellón, quien además es integrante del Comité Ejecutivo de la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), añadió que la ausencia de Cuba a esta cita mundialista también se justifica porque “ha tenido sensibles bajas en los últimos tiempos y ahora no cuenta con un buen equipo. Se están preparando”.
Desde diciembre pasado Cuba ha perdido cinco figuras clave en su selección, con las deserciones al boxeo profesional de los campeones olímpicos de Atenas-2004, Odlanier Solís (+91 kg), Yan Barthelemí (48) y Yuriorquis Gamboa (57).
En julio pasado Guillermo Ringondeaux (bicampeón olímpico y mundial de los gallos) y Erislandy Lara (monarca del orbe de los welter), intentaron desertar en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, pero unos días después fueron devueltos a la isla por la autoridades brasileñas, y separados del boxeo por decisión de los federativos cubanos.
El caso de Rigondeaux y Lara fue el detonante para que las autoridades cubanas desistieran de asistir al Mundial de Chicago, donde se reparten 88 boletos olímpicos.
“Cuba no estuvo bien en Brasil. Hay cierta baja en el boxeo cubano y por eso el mismo gobierno decidió no traer a sus boxeadores a Chicago, pero ahora las plazas disponibles en los otros preolímpicos se nos limitan”, expresó Leivi Martínez, entrenador de la escuadra de Nicaragua.
“El profesionalismo es una sangría para nuestro boxeo, se lleva a los mejores boxeadores amateurs, pero ¿qué se le va a hacer?. También tienen muchas necesidades”, manifestó Martínez.
Según Eduardo Sandoval, entrenador de Costa Rica, “de ir Cuba a los preolímpicos nuestras esperanzas de conseguir clasificar a los Olímpicos dependen de la buena suerte”.
“Tendremos que rezar porque no caigamos en la misma llave, porque aunque ya no tienen grandes figuras, si cuentan con muchos boxeadores, historia y tradición, y esas cosas pesan”, expresó.
Para el preparador de República Dominicana, Víctor Ortiz, la situación es clara.
“Sus boxeadores también tienen necesidades y aspiraciones, como los nuestros, pero para ellos saltar al profesionalismo es un problema político y para nosotros una forma de mejorar la vida, muchas veces de salir de la pobreza”, puntualizó.