Deportes

Bud Selig no descarta suspensión a peloteros


Los peloteros Gary Matthews Jr., Paul Byrd y Rick Ankiel, entre otros jugadores de las Grandes Ligas que han sido ligados en diferentes reportes a la hormona del crecimiento, enfrentan la posibilidad de ser suspendidos en caso de que se compruebe que violaron la ley vigente en Estados Unidos.
El diario “Los Ángeles Times” informó el jueves, citando a un oficial de las mayores, que el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, no ha descartado sancionar a los jugadores, incluso si ellos no han violado la política sobre drogas de las mayores.
Las Grandes Ligas no habían declarado la hormona del crecimiento humano como prohibido, hasta enero de 2005, pero tanto los esteroides como las hormona del crecimiento siempre han sido ilegales si no se tiene una prescripción legítima.
De acuerdo con un informe que publicó a principios de año el sitio electrónico de la revista especializada “Sports Illustred” (SI.com), Matthews ordenó hormona del crecimiento en 2004.
El guardabosques de los Angelinos de Los Ángeles podría ser llamado a la oficina de Selig el próximo noviembre para hablar sobre el mencionado artículo, de acuerdo con la misma fuente periodística.
Byrd es quien más recientemente quedó ligado a la hormona del crecimiento.
El domingo pasado, el diario “San Francisco Chronicle” informó que el lanzador había adquirido la mencionada hormona por un total de 25,000 dólares entre 2002 y 2005, pero el jugador dijo que estaba tomando la droga bajo la prescripción de un médico debido a sus problemas en la glándula pituitaria.
Byrd dijo que su equipo, los Indios de Cleveland, y los oficiales de las Grandes Ligas, sabían de esa situación por lo que “no tengo nada que esconder”.
Paralelamente las mayores podrían dar a conocer entre noviembre y diciembre los resultados del informe del ex senador George Mitchell sobre la investigación que realizó acerca del uso de esteroides en el béisbol.
Actualmente se especula sobre los nombres que estarán incluidos en el informe de Mitchell.
De acuerdo con personas cercanas a la reunión de los propietarios de los 30 equipos de béisbol, en el que se dio a conocer que el informe estaba concluido, Tom Carlucci, un abogado de las Grandes Ligas, dijo que el informe sería “malicioso”.
Al mismo tiempo, la oficina de Selig ha empezado a recibir información de investigadores de Nueva York, que trabajan sobre el tráfico de drogas a través de Internet.
Los documentos que Selig reciba y otro tipos de evidencias, así como el reporte de Mitchell, podrían ayudar al comisionado a determinar si impone suspensiones.