Deportes

Auténtico prospecto


Una de las más fantásticas historias de un pelotero extranjero en esta IV Edición de la LNBP es la J.D Martin, el joven lanzador metropolitano, quien siendo víctima de una lesión en su codo de lanzar, vio cómo su camino a las Grandes Ligas se descarriló, y terminó lanzando para la tropa felina.
Mientras Joe Mauer, Mark Prior, Dewon Brazelton y Mark Teixeira encabezaban el Draft de ese año, Martin fue la escogencia 35 en la primera ronda del draft de 2001 por los Indios de Cleveland, tras un acuerdo con Boston, que recibieron ese año a Manny Ramírez.
“Por firmar me dieron casi un millón de dólares, y según en mis planes, tenía previsto llegar a las Mayores en cuatro años. Pero lamentablemente me lesioné, y aquí estoy en Nicaragua tratando de recuperarme”, dijo el lanzador.
Los Indios se fijaron en él, luego que en su último año jugando para el equipo Burroughs High tuviera foja de 9-1, con efectividad de 0.24. Ponchó a 111 artilleros en 59 innings, mientras limitaba a los contrarios a sólo 17 boletos.
En 2005 terminó jugando en la categoría Doble-A con el equipo de Akron, y al momento de la lesión estaba designado para estar en Triple-A.
“Es un poco extraño estar aquí, pero me agrada mucho la idea. Es la primera vez en mi vida que salgo de Estados Unidos, y a pesar de que sólo estaré un mes jugando en este béisbol, creo que me ayudará bastante”, culminó diciendo Martin.