Deportes

Impactos de la Profesional


Martín Ruiz

En tres temporadas de la Liga Profesional se han producido una serie de impactos que nos han estremecido, especialmente por los momentos en que se han suscitado. Éstos son algunos de los que se consideran mayúsculos.
¿Cómo olvidar el debut de Vicente Padilla el martes 19 de octubre de 2004 ante el León? Esa noche, mientras los Medias Rojas de Boston le ganaban 4x2 a los Yanquis de Nueva York para empatarles a tres la serie por el título de la Liga Americana, en cinco innings Padilla reducía en dos hits la ofensiva de los felinos, ponchando a ocho y cediendo un boleto, para alzarse con la victoria 5x1. Al big leaguer, entonces con los Filis, sólo se le embasaron tres jugadores, dos veces Henry Roa, por golpe y base intencional, Sandor Guido por sencillo, y Eddy Talavera por doble.
Otro hecho inolvidable es el juego sin hit ni carrera que el panameño Lenín Picota le tiró al León en la serie final de la primera edición. Fue el domingo 23 de enero de 2005, cuando Picota le ganó 4x0 a León. Ponchó a nueve y se le escapó el juego perfecto por golpe a Juan Vicente López con dos outs en el octavo episodio.
En esa misma final, Henry Roa bateó dos jonrones el 25 de enero de 2005, para comandar la ofensiva leonesa que se impuso 9x6 y empató la serie a tres victorias, para coronarse al día siguiente con paliza 12x0.
Una de las parejas más ofensivas de la Profesional fue la de los cubanos del Bóer Michel Abreu y Bárbaro Cañizares, que se trenzaron en una interesante lucha por las tres coronas, junto con el dominicano Wilson Batista, del Chinandega, en la segunda campaña. Abreu fue campeón de jonrones, con récord de 14, Cañizares el campeón de bateo con .352, y Batista líder empujador con 42.
Julio César Raudez, con sus dos temporadas de diez triunfos, en el primer torneo con el San Fernando y en el segundo con el Chinandega, ha sido el lanzador de más rendimiento en estos eventos. 27 triunfos y una efectividad de 1.82 adornan la labor de Julio.
Clyde Williams atrapó el cariño de la afición capitalina con su explosivo bateo en la última temporada. Bateó 13 jonrones y guió al Bóer al campeonato, para ser, junto con Justo Rivas, el más valioso de la Liga.
La barrida de cuatro juegos que le propinó el Bóer al León fue la primera que se producía en una final pactada a siete juegos... Después de ganar los primeros juegos 5x4 y 6x5, el Bóer anuló a los metropolitanos y les ganó 6x1 y 3x1, algo inesperado e histórico, así como el hecho de ver a Noel Areas ganar su segundo banderín en esta Liga... Y lo hizo en León.