Deportes

Cuba, gran ausente


El Campeonato Mundial de Boxeo amateur comenzará hoy en Chicago con la presencia de unos 700 púgiles de 118 países, entre ellos Rusia y Estados Unidos, que aparecen como favoritos a la corona, tras la ausencia de Cuba.
El Mundial, que se extenderá hasta el 3 de noviembre, se convertirá en el primer evento de ese deporte que repartirá 80 cupos para acceder a los Juegos Olímpicos de Pekín.
En los Olímpicos 2008 sólo podrán competir 286 boxeadores, 60 de ellos de América, según las cuotas fijadas por la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA).
Los cubanos, titulares en 10 de los 13 torneos mundiales, declinaron su asistencia a Chicago para evitar posibles deserciones de sus púgiles, según el Gobierno de La Habana.
Ahora, tendrán que acceder a Pekín en las únicas otras dos clasificaciones olímpicas, que se organizarán en febrero y marzo de 2008 en sedes aún por definir.
Tres campeones olímpicos de Atenas y otros medallistas mundiales y de Juegos Panamericanos escalarán durante 11 días dos cuadriláteros instalados en uno de los pabellones de la Universidad de Illinois, Chicago, sede de la competición.
Se trata del kazajo Bakhtiyar Artayev, quien encabeza la lista de estrellas, acompañado del tailandés Manus Boonjumong y del ruso Alexei Tishchenko.
Artayev, quien ahora combate en los 75 kilos, superó por puntos en la final de Atenas al cubano Lorenzo Aragón, pero en la división de 69 kilos, mientras que Boonjumong, de los 64, se impuso en la final olímpica al cubano Yudel Johnson.
En tanto que Tishchenko, de los 57, doblegó por puntos en Atenas al norcoreano Song Guk Kim. El ruso pelea ahora en los 60.
Latinoamérica abre opciones
Un total de 23 países de América competirán en el Mundial, entre ellos Estados Unidos, que reunió a varios medallistas panamericanos, incluido al campeón de los Juegos de Río de Janeiro, Luis Yáñez, de 48 kilos.
Boxeadores de Venezuela, República Dominicana, Colombia y México abren opciones para avanzar en pos de sus pasajes olímpicos, aunque se considera que las mayores probabilidades siguen concentrándose en Europa.