Deportes

Raikkonen “roba título”


Edgard Tijerino

¡Qué difícil es ser verde! La falta de madurez le impidió al joven e impetuoso piloto inglés Lewis Hamilton sujetar convenientemente sus nervios, tan alterados como en el Gran Premio de China hace un par de semanas. Atrapado en una ruleta rusa en la propia arrancada, Hamilton vio cómo se le escapaba de las manos el título mundial de automovilismo en el exigente circuito de Interlagos, en Sao Paulo, Brasil.
El finlandés Kimi Raikkonen, que tenía las menores posibilidades de los tres fieros aspirantes, supo aguantar las embestidas del español Fernando Alonso y obtuvo un triunfo electrizante y meritorio para coronarse por un punto, que es algo más que “una nariz”.
¡Qué fracaso final el de McLaren-Mercedes y de su jefe de equipo Ron Dennis! El equipo británico tenías en el debutante Hamilton al líder con cuatro puntos de ventaja sobre Alonso y siete encima de Raikkonen. Además, Hamilton era el segundo en la parrilla de salida, detrás del brasileño Felipe Massa y adelante del otro hombre de Ferrari, Kimi Raikkonen. En la cuarta casilla, despegó Fernando Alonso, el doble Campeón del Mundo.
¡Quién iba a pensar que el despegue sería decisivo en el último Grand Prix de 2007? Massa se disparó como puntero y raramente, Hamilton se quedó, permitiendo la rebasada de Raikkonen, y en la siguiente curva, la filtrada atrevida y precisa de Alonso, compañero de equipo pero temible rival en medio de peligrosas controversias que Dennis no supo manejar.
Hamilton se desesperó, se pasó de frenada, salió de la pista y quedó relegado al octavo puesto ante el asombro de la multitud. Más grave aún, un desperfecto mecánico lo hizo casi detenerse y abandonar, pero finalmente, después de ver pasar a otros diez competidores, el cambio súbitamente bloqueado, entró, y el vehículo reaccionó.
¿Qué podría hacer Hamilton desde la posición 18, necesitando por lo menos terminar quinto para alcanzar el título mundial si Alonso no ganaba? El reto era colosal y la carrera se convirtió en un drama interminable.
Massa primero, Raikkonen segundo y Alonso tercero. Eso no variaba hasta que en una de las paradas para cambio de llantas, durante esos nueve segundos, el liderato cambió de manos con Raikkonen adelante de su compañero en Ferrari y Alonso siempre tercero pese al esfuerzo desplegado.
Aprovechando abandonos y manteniendo el acelerador a fondo, Hamilton se instaló octavo aumentando el suspenso faltando 16 de las 71 vueltas. Cuando salió Trulli, avanzó al séptimo, pero necesitaba dos avances más que no consiguió.
Ganó Raikkonen con Massa segundo evitando que Alonso en ese puesto, se coronara. El español fue tercero y Hamilton séptimo terminando ambos con 109 puntos, uno menos que Raikkonen.
¡Qué final amigos! Perdió el futuro, porque eso parece ser el joven Lewis Hamilton.