Deportes

Mala decisión de Torre


Edgard Tijerino

Seguramente, Joe Torre no sabe jugar ajedrez. Y no me refiero a niveles de maestría, sino a maniobras elementales, esas en que sacrificas piezas de valor a cambio de ganar posiciones.
Torre, eliminado de la postemporada con sus lujosos Yanquis, no supo salvarse a sí mismo rechazando una propuesta de cinco millones de dólares y la posibilidad de obtener tres más en forma de bonificaciones, por continuar otro año manejando al equipo ombligo del espectáculo en el béisbol de Grandes Ligas.
Cierto, Torre cobraba la cifra récord para un manager, de 7.5 millones y había llevado a los Play Offs en 12 temporadas consecutivas a los Yanquis, con cuatro títulos de Serie Mundial, pero desde 2001 no alcanzaba la cima de la montaña, lo cual ha agrietado mucho la conocida arrogancia de Steinbrenner.
Históricamente, los manager han estado muy distantes de los salarios de los peloteros. Aunque ellos mueven las piezas sobre el tablero, son los peloteros los que ganan los juegos. En el final de los años 30 y el inicio de los 50, cuando los Yanquis consiguieron cuatro y cinco banderines de Serie Mundial consecutivos, se llegó a decir que no necesitaban manager. Lo cual, por supuesto, fue una exageración, porque incluso Sugar Robinson, Muhammad Alí y Sugar Leonard necesitaron de un hombre en sus esquinas orientándolos.
El nudo del problema fue lo económico. Torre se sintió con su orgullo herido al ver su salario recortado de 7.5 a 5 millones. Sin embargo, perdió de vista que el segundo mejor salario de un timonel, es de 3.5 millones, de Lou Piniella con los Cachorros de Chicago, y que su estatus de “más alto”, sin incluir los bonos por avanzar en la postemporada, se conservaba entre el oleaje de especulaciones.
Si te proponen seguir en el puesto es porque te consideran útil. En los Yanquis, Steinbrenner nunca ha sido tolerante ni diplomático, sino práctico con su billetera abierta y va hacia lo directo sin importarle los puentes que sean derribados.
La oferta que le hicieron, que podría acercarse a los ocho millones, es improbable por parte de otra organización. Torre ha manifestado estar disponible para seguir funcionando como manager. Lo hará seguramente, pero en inferiores condiciones.
Si cinco millones te mantienen como el timonel mejor pagado, si con los Yanquis sigues garantizando agregarle unos gramos a tu prestigio, si desde ahora sos favorito para regresar a la postemporada en 2008, alargando tu racha a 13, ¿por qué rechazar la oferta que incluye atractivas ramificaciones?
Joe no sabe que el ajedrez enseña que podés sacrificar la Dama, la pieza más valiosa en defensa del Rey, con tal de conseguir una buena posición y ganar el juego.