Deportes

Propuesta fue un insulto


NUEVA YORK / AFP
Un día después de haber rechazado la oferta de los Yanquis de Nueva York para que se quedara una temporada más como manager, Joe Torre dijo el viernes que la propuesta había sido "un insulto" a su trayectoria y capacidad como dirigente durante 12 años en esa franquicia.
Torre, quien guió a los Yanquis a cuatro títulos de Serie Mundial (1996, 1998, 1999, 2000) y nunca dejó de clasificar a la postemporada, rechazó una oferta de ese club de un año y cinco millones de dólares, más bonos de incentivos.
"Los términos del contrato es la parte más difícil que he tenido que enfrentar. Los incentivos los tomo como un insulto".
Torre, que al finalizar la temporada cobró un salario de 7.5 millones de dólares --más del doble que cualquier otro manager de Grandes Ligas-- podría haber ganado hasta ocho millones de dólares la próxima campaña, dependiendo de que los Yanquis avanzaran a los playoffs.
A principios de este mes los Yanquis perdieron la serie divisional de la Liga Americana contra Indios de Cleveland, su cuarta frustración seguida en primeras rondas de postemporada.
Los neoyorquinos han perdido 13 de sus últimos 17 juegos de playoffs.
Torre, de 67 años, buscaba un contrato de dos años, y aunque reconoció que la oferta de los Yanquis le mantendría como el timonel mejor pagado del béisbol estadounidese, dijo sentirse mal con la idea de que él necesitaba tal motivación para ganar.
"El dinero es parte de eso, pues cinco millones es mucho dinero, no lo voy a negar, pero el hecho de que alguien le esté reduciendo a usted su salario indica que no está satisfecho con su trabajo", añadió Torre.
"Hubiera estado aquí 12 años más. No necesitaba motivación para eso. Me siento muy bien renovando cada año", acotó.
Torre, Manager del Año 1996 y 1998 en la Liga Americana, dijo no desear otro año donde los cuestionamientos sobre su estatus como manager representaran una distracción para el club.
"No creo que eso fue una buena cosa para mí y mis jugadores. Independientemente de que los jugadores estuvieran de mi lado o no, cualquier presión causada por la idea de 'quizá el manager va a perder su trabajo' añade una presión extra que no es buena para el equipo", afirmó.
La salida de Torre pone fin a una época para un club que actualmente cuenta con la nómina salarial más alta en las Grandes Ligas, alrededor de 200 millones de dólares anuales.
El tercera base dominicano Alex Rodríguez podría ser otro de los que abandone el equipo si ejerce la opción que tiene en su contrato, mientras que el pitcher Andy Pettitte y el receptor puertorriqueño Jorge Posada también podrían irse.
Por el camino de la agencia libre podrían despedirse además el veterano lanzador Roger Clemens y el cerrador panameño Mariano Rivera.
Torre dijo haber rechazado la oferta en una reunión de apenas 20 minutos con el dueño de los Yanquis, George Steinbrenner, y otros familiares de éste que también componen la junta directiva del equipo.
"En esa habitación me pareció que había muchas personas queriendo lograr algo pero no sabían cómo conducir las negociaciones", dijo Torre.
El dirigente señaló que dejaba a otros juzgar como él se había sentido por la oferta de los Yanquis, sabiendo éstos que no la iba a aceptar.

"No hubo negociación. Me desalentaron con el hecho de que nunca nos moveríamos de la oferta inicial. Nunca hubo una negociación. No conozco si había un propósito unido a esto", manifestó.