Deportes

¿Podrá Rodaway?


Carlos Alfaro

Cuando Brian Rodaway daba sus primeros pasos en el béisbol organizado, mostró la dentadura de lo que era capaz de lograr cuando le tenían un poco de paciencia.
Enfrentaba a los BlueClaws, equipo Clase-A de los Filis de Filadelfia, y sobrevivió a un no-hitter que el lanzador contrario, Gavin Floyd, le propinó a su equipo Lexington Legends, mientras se imponía 1x0.
La gran labor de Floyd fue echada a la basura a causa de Rodaway, quien días después fue dado de baja, frustrándose porque sabía que el potencial lo tenía, pero la suerte de encontrarse con coaches pacientes no.
Pero a medida que su sueño de convertirse en un lanzador de Grandes Ligas se desvanecía, su afán por volverse un buen pitcher se mantenía intacto... Así fue caminando en medio de satisfacciones y fracasos hasta convertirse en lo que hoy es: un brazo número uno de respeto de cualquier equipo.
“¡Uf!, es un gran competidor, eso te lo aseguro. Yo fui testigo de ello. Es un gran pitcher que nos dará muchos triunfos”, dijo Clyde Williams, el gran artillero norteamericano quien cautivó al publico boerista con sus batazos.
Eso es lo que espera el Bóer. Luego de la pérdida de Juan Figueroa y de Miguel Gómez, dos brazos líderes de cualquier staff, los Indios están urgidos de uno, y Rodaway está supuesto a convertirse en ese.
“No lo hemos visto a plenitud, pero debe brillar en este béisbol por sus credenciales y por lo que nos ha dicho Williams”, manifestó el coach Julio Sánchez.
Rodaway registró marca de 15-3, convirtiéndose en el mejor lanzador de la Liga en promedio de ganados y perdidos.
También estuvo entre los mejores en efectividad de la Liga, y su único punto vulnerable es que las estadísticas lo reflejan como un lanzador propenso a ser víctima del batazo largo. Permitió 16, quedando en el segundo puesto.
“Es un elemento muy difícil de batear. Es más, fue el único pitcher zurdo de la Liga que no pude sacudirlo nunca. Él es muy astuto y siempre logró ponerme fuera”, dijo Williams.
La Liga inicia el próximo viernes y el manager Lourdes Gourriel aún no define su rotación. Lo seguro es que Rodaway debe estar ahí, entre los abridores, la gran incertidumbre es si será visto por todos como el “monstruo” del pitcheo en que debe convertirse en la Tribu.