Deportes

No más Yanquis


Martín Ruiz

Hace once días, cuando los Yanquis de Nueva York agonizaban ante los Indios de Cleveland, George Steinbrenner advirtió que Joe Torre no volvería como manager de los Mulos a menos que remontaran en su playoff contra los Indios de Cleveland y pasaran a la Serie de Campeonato de Liga Americana.
La sentencia quedó en el ambiente y desde el martes de esta semana el futuro de Torre era la principal intriga en la reunión de los directivos Yanquis.
Torre voló ayer de Nueva York a Tampa, Florida. Se reunió con los directivos, incluyendo al “boss” Steinbrenner, con sus hijos Hal y Hank, y en una hora decidió: No más Yanquis, no más amenazas... Torre rechazó la oferta. Era tiempo de levantar la cabeza.
Los directivos de los Yanquis ofrecieron a Torre contrato de un año y 5 millones de dólares con varios incentivos para dirigir nuevamente el equipo.
Se trataba de una significativa reducción en su salario anual. Venía de ganar 7.5 millones en su último año de un contrato de tres. Su nuevo contrato estaba cargado de cuantiosas bonificaciones, pero condicionadas a avanzar en cada ronda de los playoffs, y por ende una presión constante.
Torre se mantendría como el manager mejor pagado en las mayores, pero experimentaría la misma presión, y por lo visto él ya no está dispuesto a soportar más.
"Pensamos que (el contrato) tenía que ser basado en desempeño", indicó Randy Levine, presidente del equipo. "Creímos que era muy justo. Ciertamente estaba en lo más alto de la escala, pero respetamos la decisión de Joe".
"Ahora los Yanquis de Nueva York tienen que seguir hacia adelante", señaló Levine.
"Éstos han sido unos 12 años grandiosos. Pase lo que pase después, recordaré estos 12 años con gran placer", dijo Torre después del último partido de la temporada. "Para ser honesto, estos 12 años pasaron como si fueran diez minutos".
Torre llevó a los Yanquis a la postemporada en sus 12 campañas como mentor, y los llevó a ganar cuatro series mundiales en sus cinco primeros años (1996, 1998, 1999, 2000). Sin embargo, los Yanquis no se han vuelto a coronar y no ganan la Liga Americana desde 2003.
Torre ganó 2,067 partidos durante la temporada regular con los Mets de Nueva York, Bravos de Atlanta, Cardenales de San Luis y Yanquis, y ocupa el octavo lugar en esa categoría.
Tony La Russa, de los Cardenales (2,375), y Bobby Cox, de los Bravos (2.255), son los únicos dirigentes activos con más victorias.
Además, era por mucho el manager mejor pagado del béisbol, seguido por Lou Piniella, con un sueldo de 3,5 millones de dólares anuales con los Cachorros de Chicago.
Bajo su mando, los Yanquis tuvieron marca de 1,173-767, la segunda mejor cifra del equipo después de Joe McCarthy (1,460).
El coach de la banca, Don Mattingly, es el principal candidato para reemplazar a Torre, también ex dirigente de los Marlins de Florida Joe Girardi es otra posibilidad.