Deportes

Río deliró con el show de Brasil


RÍO DE JANEIRO / AFP

Brasil hizo delirar el miércoles a Río de Janeiro, al volver al Maracaná y golear 5-0 a Ecuador por la segunda fecha de la eliminatoria sudamericana a la Copa Mundial de 2010, dijo el jueves la prensa brasileña.
"Reencuentro inolvidable", tituló el diario O Globo, que señaló que la vuelta de Brasil a Río de Janeiro tras siete de años de ausencia "no pudo ser más alegre".
"La selección brasileña y el hincha carioca renovaron anoche su amor en el Maracaná", que estaba colmado por más 70 mil espectadores en fiesta.
Toda la prensa se deshace en elogios al exuberante Kaká, autor de dos goles, y a Robinho, que hizo jugadas que quedarán en la memoria.
O Globo observa que el público pasó "de los silbidos al éxtasis", pues al principio el equipo brasileño se mostró "apático" y poco inspirado, y sólo se animó a partir del minuto 16, cuando Vagner Love abrió el marcador.
O Globo dijo que en el segundo tiempo, el entrenador de Ecuador cometió "la osadía" se sacar al volante Quiroz y colocar al delantero Tenorio, apostando a igualar el marcador.
Ese cambio "abrió más espacios para que Brasil atacase" y comenzó la lluvia de goles de la segunda mitad: uno de Ronaldinho Gaúcho, dos de Kaká y otro de Elano, tras una jugada inolvidable de Robinho.
"Robinho dio a la izquierda del área a los 37 minutos del segundo tiempo, tres driblings humillantes en De la Cruz, uno de ellos de taco y envió la pelota al medio para que Elano anotase", dijo O Globo.
"El reencuentro entre la selección y el Maracaná estaba completo", sentenció el diario.
"¡Qué show!", dijo el diario Lance¡. El periódico observó que Kaká sufrió al principio con la marca individual que le impuso Ecuador, pero finalmente "demostró porqué es favorito al título de Mejor Jugador del Mundo" en 2007.
"Definitivamente: valió la pena esperar tanto tiempo a la selección", afirmó Lance¡
El diario Jornal dos Sports dijo que Río de Janeiro vivió una "apoteosis en verde y amarillo".
"Fue un espectáculo para quedar en la historia de nuestro fútbol", comentó el diario. Añadió que "el tremolar de banderas, el ambiente familiar, el colorido de los rostros y camisetas de los hinchas fueron bien recompensados".
"La expectativa era tanta que los jugadores comenzaron nerviosos permitiendo que los ecuatorianos se agigantasen. Pero no demoró mucho para que el fútbol pentacampeón mundial prevaleciese y diese comienzo a un baile a la altura de la vibración de la hinchada", aseguró Jornal dos Sports.