Deportes

Paciencia con Clyde


Carlos Alfaro

Los Indios del Bóer completaron su serie de fogueo con las Fieras del San Fernando imponiéndose por blanqueada de 5x0. Pero más allá del resultado, de un cuadrangular de Mario Holmann y del gran pitcheo que mostró el team capitalino, Clyde Williams, sin aportar en lo absoluto al triunfo, fue la gran historia del juego.
Yéndose de 2-0, con un ponche en el encuentro, Clyde fue la atracción principal cada vez que llegó al plato.
Cuando tomó su primer turno, el público que presenció las prácticas del Bóer se puso de pie y con aplausos le dieron la bienvenida al máximo ídolo de la campaña pasada.
Asdrudes Flores fue el primero en enfrentarlo, y con cambios de velocidad, al final logró dominarlo por la vía de los strikes.
“Yo dije que no venía al 100 por ciento, pero no es de preocuparse”, dijo Clyde. “Son de siete a diez juegos los que necesitaré para ponerme bien”, añadió.
El artillero norteamericano manifestó que pese a irse en blanco, se sintió bien en el home.
“Es cuestión de ajustes. Creo que trabajaré en el “timing” de mi swing que eso me puede estar afectando, pero en síntesis me siento bien. Considero que para no estar en acción durante casi un mes, hubo comodidad en mi juego”, añadió.
El año pasado Willi-ams tuvo un lento despegue en la temporada regular. El Bóer estaba al borde de la desesperación al ver al artillero fracasar juego tras juego, pero al final despertó el “monstruo” y se convirtió en la gran figura.
“Así es el béisbol. A veces uno quiere dar lo mejor y las cosas no resultan bien. Pero lo bueno es que ustedes ya vieron mi ejemplo y quizás ahora haya un poco de paciencia”, dijo Clyde.