Deportes

Goleada a última hora


Edgard Tijerino

Cierto, fue una goleada 5 por 0, pero Brasil pudo hacer algo más frente a Ecuador. No, no estoy bromeando.
Ganando 1-0 por el gol a quemarropa de Vagner Love sobre pase rasante de Macon en el minuto 19, Brasil estaba siendo sometido a discusión mientras el segundo tiempo avanzaba lentamente carente de brillantez.
Kaká, errático; Vagner Love precipitado; Robinho penetrando pero sin brújula en los últimos metros; Ronaldinho tratando de iluminar a los otros con su lámpara; el medio campo falto de creatividad y la defensa en apuros.
El equipo de Dunga, con una multitud ansiosa en el restaurado Maracaná, estuvo malogrando posibilidades, una tras otra, con un fútbol perezoso. Vagner Love, Kaká, Robinho, picaban, penetraban, a ratos zigzagueaban y finalmente fallaban o eran frenados.
El mejor equipo del planeta parecía resignado al 1-0.
De pronto, en el minuto 73, un disparo de Kaká que buscaba el sector derecho de la cabaña defendida por Viteri es cambiado de dirección por Ronaldinho y la pelota entra por abajo, arañando el poste izquierdo del arquero. Ese gol recargó las baterías de Brasil y se volcó ofreciendo un final de juego lleno de samba y de goles.
Golazo de Kaká al minuto 78, un derechazo potente, encorvado, trazado con la perfección que proporciona el compás, entró en la esquina superior izquierda de Viteri. Las vigas del Maracaná se retorcieron de júbilo.
Luego el taponazo impresionante de Elano, con la zurda, culminando una maniobra desequilibrante de Robinho por la izquierda. En ese momento, con el marcador 4-0, Viteri abrió sus brazos, miro su pecho y comprobó estar siendo acribillado.
Finalmente, el propio arquero se hizo el “harakiri” perdiendo un tiro largo de Kaká que se convirtió en el quinto gol. El artillero pidió disculpas. “No es mi culpa”, debe haber dicho.
La figura de la cancha en la gestión agresiva fue Ronaldinho, recuperando parte de la magia perdida. En Barcelona deben haberse acostado satisfechos con esa demostración. ¿Se imaginan Messi y Ronaldinho al tope de sus facultades?
Macon respondió como un zaguero firme y de proyecciones ofensivas, Robinho mostró suficientes destellos y Kaká apareció en su verdadera dimensión hasta en los últimos minutos.
Tratándose de Brasil, uno siempre piensa que pudo hacer algo más. Vaya exigencia más agobiante.
dplay@ibw.com.ni