Deportes

Boston casi “cadáver”


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni

Ganaron los Indios 7x3 destrozando el embrujo nudillero de Tim Wakefield, en un quinto inning de siete carreras que resultó tan tenebroso para los Medias Rojas como el viaje de Napoleón a Moscú.
Los temibles son ahora los temerosos. De pronto --sobre todo en béisbol-- el mundo gira al revés. Las Leyes de Newton no son ciertas. ¡Diablos!, la fiera es Johnny Peralta por encima de David Ortiz y Manny Ramírez.
Así que, después de cuatro juegos, el favorito amplio es Cleveland y el “casi cadáver” es Boston. ¿Quién iba a sospecharlo? Ahí están los Indios, apretando el cuello de los Medias Rojas, con C.C. Sabathia y Fausto Carmona listos para completar el estrangulamiento.
Todo se derrumbó para Boston en ese quinto inning extraído del infierno que grafica Dante. ¡Ah, si Kevin Youkilis hubiera terminado de atrapar esa pelota que estuvo saltando sobre su guante, mientras sus ojos desmesuradamente abiertos trataban de fijarla, pero sus reflejos danzantes obligaron a sus músculos a crisparse hasta romperse!
El jonrón de Casey Blake como primer bateador había quebrado el hielo fabricado durante cuatro entradas por Wakefield y Paul Byrd, pero el daño pudo quedar reducido a “sólo eso”, si con hombres en las esquinas y un out, Youkilis finalmente retiene esa pelota bateada por Asdrúbal Cabrera que precipitó en un pisa y corre a Franklin Gutiérrez. Bola atrapada era el segundo out y Youkilis tenía todo el tiempo para doblar en tercera a un corredor que estaba proyectado hacia el plato.
No, no ocurrió. Youkilis perdió la pelota y ardió Troya. Infield hit impulsador del “resucitado” Cabrera, ponche a Hafner y cohete de Víctor Martínez remolcando a Sizemore explotaron a Wakefield. Bateando contra Manny del Carmen, Johnny Peralta se voló la cerca con dos a bordo, Lofton conectó hit, robó segunda y anotó la séptima por hit de Casey Blake.
Se suponía que Boston estaba hecho pedazos, pero en el inicio del sexto, jonrones consecutivos de Youkilis y David Ortiz sacaron a Byrd del montículo. Manny Ramírez continuó con otro jonrón contra el relevista Jensen Lewis, y la diferencia en la pizarra se recortó 7x3.
No hubo “algo más”. El bullpen indio supo sujetar el juego y las esperanzas de Boston, mientras reciben respiración artificial, descansan en el brazo derecho de Josh Beckett.