Deportes

Colorado logró lo imposible


ESPNdeportes.com

DENVER
Esto no sucedió, ¿o sí?
No pudo haber sido en el Coors Field, que se sacudió tan fuerte el lunes en la noche que pudo haber tumbado toda la nieve del tope de las cercanas Montañas Rocallosas.
No pudieron haber sido los Rockies de Colorado, danzando entremedio de los fuegos artificiales, sacando sus camisetas de campeones de la Liga Nacional, el único equipo de la Liga Nacional que se mantendrá con vida en la segunda semana de octubre.
No pudieron haber sido los Rockies -- los Rockies -- que se encaminan a la primera Serie Mundial de su historia. ¿O si?
Si uno mira suficientes partidos de béisbol y sigue bastante las contiendas por los gallardetes, uno llega a pensar luego de un tiempo que sabe lo que pueda pasar y lo que no. Y seamos cándidos aquí:
Esto no es posible.
Pero en otra mágica noche de otoño en una milla por encima del nivel del mar, lo imposible se volvió posible. Los Rockies de Colorado irán a la Serie Mundial. Sólo no pregunten cómo.
"Seré honesto," dijo el campocorto Troy Tulowitzki, luego de la victoria 6-4 sobre Arizona, que selló la barrida de cuatro partidos e impulsó a estos Rockies a su primera Serie Mundial. "Todavía no nos sentamos a pensar, '¿Cómo pasó esto?' Sólo lo estamos disfrutando."
¿Y saben qué? Es mejor así. Es más seguro así. Es más divertido asó. Porque no hay respuestas buenas. Sólo no pregunten.
No pregunten cómo un equipo con respiración artificial de momento comenzó a ganar, a ganar, y a ganar más -- hasta que un mes después se encontraban ganando 21 de sus últimos 22 partidos.
No pregunten cómo un equipo que estaba apenas cuatro juegos por encima de los .500 al 15 de septiembre pudo haber llegado a donde llegó desde donde estaba.
Tenemos aquí una de las más históricas, más increíbles, más sorprendentes historias de todos los tiempos en el béisbol. No estamos seguros de que las otras tres zonas horarias han comprendido esto. Pero he aquí su oportunidad, porque este equipo no ha terminado de jugar todavía.
"Es una historia traída por los pelos," dijo Ryan Spilborghs, el jardinero sustituto que ha sido una gran presencia en el camerino en esta temporada. "Suena como el tipo de historia que se que se le leería a un hijo de cinco años. Pero si uno le cuenta esta historia a los muchachos en el camerino, ¿saben qué? Ellos te creerían. Y no hay duda en la mente de nadie que es una historia verdadera.
"Este grupo de muchachos siempre ha creído que pueden ganar. Así que si me dicen a mí que ganaríamos 21 de 22 juegos con este grupo de muchachos, yo les diría, 'Sí, lo creo.'"
Claramente, lo tienen que creer, o sino no lo hubieran podido hacer, ¿cierto?
No se hubieran convertido en el quinto equipo en los últimos 70 años en lograr marca de 21-1 en cualquier momento de cualquier temporada.
No se hubieran convertido en el primer equipo en hacer eso en el medio de un mes tan loco como lo es octubre.
No se hubieran convertido en el segundo equipo en la historia (junto con la Gran Maquinaria Roja de 1976) en barrer sus primeras dos series postemporada en cualquier octubre.
No se hubieran convertido en el quinto equipo de todos los tiempos en ascender del sótano a la Serie Mundial en apenas un año.

No se hubieran convertido en el sexto equipo en la historia en caer nueve juegos por debajo de los .500 para salirse de ese cañón para llegar a la Serie Mundial.
Y, finalmente, no se hubieran convertido en el primer equipo en encontrarse a dos partidos de quedar fuera de los playoffs con dos juegos por celebrarse y de alguna manera sobrevivir para llegar a la Serie Mundial.
Esto realmente no ocurrió, ¿o si? Esto no fue realmente posible, ¿o si?