Deportes

Mucha tolerancia con el dopaje


PARÍS / AFP
Jacques Rogge, Presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), afirma que la opinión pública es "demasiado tolerante con el dopaje en general", en una entrevista publicada por el periódico francés Le Monde en su edición del martes.
"Me parece que la opinión pública es demasiado tolerante con el dopaje en general: hemos visto cómo atletas atrapados en flagrante delito eran animados al día siguiente", lamenta Rogge, que hablaba por primera vez desde que la atleta estadounidense Marion Jones confesó haberse dopado.
Marion Jones devolvió las medallas que ganó en los Juegos Olímpicos de Sydney-2000 después de revelar el 5 de octubre que se dopó en los años 2000 y 2001.
En todo caso, el presidente del COI se congratula por los avances realizados en la lucha contra esa plaga. "Es como en el anuncio del positivo de Ben Johnson en 1988, que todo el mundo vio como una catástrofe: yo creo que es un avance en la lucha contra el dopaje", razona.
"Cada vez conseguimos atrapar a un atleta es algo bueno, aunque en sí mismo sea siempre una pequeña decepción", añade Rogge. "Lo importante es que la gente sepa que hacemos todo lo posible para luchar contra el dopaje".
En cuanto a las cinco medallas olímpicas que devolvió Marion Jones, el presidente del COI no quiere precipitarse a la hora de reatribuirlas.
"Para Pour Ekaterini Thanou (que podría obtener la medalla de oro de 100 metros), esperaremos la opinión de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y examinaremos el caso de cada atleta individualmente. Analizaremos todo eso con calma", explica.
Rogge también se refiere a las movimientos de protesta por las violaciones de los derechos humanos en China cuando falta menos de un año para los Juegos Olímpicos de Pekín, que tendrán lugar en agosto de 2008, asegurando que no les teme.
"Los sufrimos y los sufriremos hasta el día de la ceremonia inaugural. Creo que es normal: hay un acontecimiento planetario y aprovechan para defender sus causas, perfectamente honestas y respetables. El único error que cometen es decir que el COI debe resolver todos esos problemas", argumenta.
Rogge dice además que el COI permanece "atento" al problema de la contaminación atmosférica en la capital china y asegura que cabe la opción de desplazar determinadas competiciones en caso de que sea necesario.