Deportes

¿CÓMO PARARLOS?


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni
¡Cómo juegan! Con una alegría contagiosa. ¡Cómo se fajan! Divirtiéndose, acercándose siempre a un punto de ebullición. ¡Cuánta confianza se tienen! ¡Qué pasión le inyectan a su accionar! ¡Como no simpatizar con estos sorprendentemente milagrosos Rockies de Colorado!
Anoche, con un pitcheo sereno de Josh Fogg, jonrones de Matt Holliday y Yorvit Torrealba, una defensa aprieta tuercas frente a las exigencias del peligro, los Rockies derrotaron 4-1 a los Cascabeles de Arizona, colocándose a un paso de meter por vez primera sus narices en una Serie Mundial.
Ellos han ganado 20 de 21 juegos en un inspiracional cierre de temporada alargado a los play offs tan consistementemente, que su crecimiento como amenaza no tiene medida. Ya tienen un buen rato de estar en la cima de la montaña superando reto tras reto.
¿Cómo que su pitcheo no era suficiente? Jeff Francis fue más que Brandon Webb en el primer juego, y el novato dominicano Ubaldo Jiménez se mostró de cuerpo entero contra Doug Davis en el segundo. Anoche, un experto en crecer en la postemporada como Liván Hernández, fue superado por Josh Fogg, que ganó diez y perdió nueve con 4.94 en carreras limpias.
Liván tenía dos outs con sólo tres lanzamientos en el primer inning, cuando fue golpeado por el jonrón del campeón bate de la Liga Nacional, Matt Holliday. Muy temprano, los de Colorado tomaban ventaja 1-0 estremeciendo Denver y sus alrededores.
Ayudado por tres doble plays en los tres primeros innings, Fogg estaba navegando en el mar de la tranquilidad, hasta que Mark Reynolds hizo saltar las costuras de la pelota con un impacto hacia las tribunas del left center, equilibrando el marcador 1-1.
El suspenso es para disfrutarlo y sufrirlo, pero desapareció en el sexto episodio por culpa de la estocada que asestó Yorvit Torrealba. El derecho Hernández boleó a Todd Helton y después de un out, soportó hit de Brad Hawpe. Con dos a bordo, el agresivo novato Troy Tulowitzki se ponchó para el segundo out. Fue el momento en que Yorvit Torrealba aprovechó para funcionar con esa mezcla de poder y precisión que provoca estragos, volándose la cerca.
Un jonrón de tres carreras quebrando empate, tenía demasiado significado en un cierre de sexto inning. Claro hay que saber proteger esa ventaja. Exactamente eso fue lo que hicieron los zurdos Jeremy Affeldt y Brian Fuentes, junto con el derecho panameño Manny Corpas.
¡Cómo juegan estos Rockies! ¡Qué alegría, qué pasión, qué inspiración, qué crecimieto!. Traten de responder esto: ¿cómo pararlos?