Deportes

¡Cómo creció Carmona!


BOSTON
Con su maduración como abridor este año, Fausto Carmona demostró que él encontró una de las claves del olvido.
En el 2007, el lanzador dominicano disfrutó de una tremenda primera temporada en las Mayores como abridor.
El nativo de Santo Domingo logró récord de 19-8, 3.06, en 215 entradas y 32 salidas para convertirse en un candidato fuerte para ganar el premio Cy Young de la Liga Americana.
Dicha producción por parte del producto de finca de los Indios es un contraste muy grande con su actuación del año anterior.
En el 2006, lanzando como relevista, Carmona sufrió de una marca de 1-10, 5.42, y tres fracasos en tres intentos consecutivos de salvar juegos como novato. Los tres rescates fallados fueron feos. El trío de desastres ocurrió en un periodo de seis días. Las primeras dos catástrofes ocurrieron en Boston. La tercera calamidad tomó lugar en Detroit. Esas tres desdichas no fueron el final del martirio para Carmona durante la temporada. El único triunfo que él se apuntó ese año tomó lugar en su primera salida. Él perdió sus últimas diez decisiones consecutivas.
En vez de compadecerse de sí mismo, Carmona se fue a pitchear en la liga invernal de su país para mejorarse. Con las Águilas Cibaeñas, Carmona hizo más que pitchear para una marca combinada de 3-1, 2.54 con 53 ponches y sólo nueve boletos gratis, otorgados en 46 innings de trabajo en la temporada regular y el round robin del circuito dominicano. El corpulento pitcher reencontró su confianza.
“Fui a trabajar con mi confianza y la agarré otra vez”, le comentó Carmona a ESPNdeportes.com desde el dugout de los Indios en Boston, antes de que Cleveland empezara sus ejercicios de calistenia de prejuego.
“Fue borrón y cuenta nueva, pero aprendiendo del año pasado”, añadió Carmona.
“De la mala racha que yo pasé, el año pasado como cerrador, yo aprendí mucho. No me arrepiento de lo que pasó el año anterior, porque me ha hecho más fuerte y aprendí mucho”, comentó el atleta de 23 años de edad durante una rueda de prensa antes del primer juego de la Serie de Campeonato de Liga.
“El año pasado él estaba listo para pitchear en las Grandes Ligas y lo pusimos en una posición que veteranos a veces fallan y él falló, pero eso le enseñó una experiencia nueva. Nos hemos dado cuenta que este año esa experiencia que pasó tan mala lo hizo ponerse más listo pitcheando, y ya tú ves que él tiene la oportunidad de ser el Cy Young de la Liga Americana”, confesó el coach de bullpen de los Indios, Luis Isaac.
“La situación de ser un cerrador es una situación que muy pocos son los que pueden hacerla, y era un muchachito muy joven; él tenia 22 años nada más, y lo pusimos en una situación que empezó a cerrar juegos en Boston y Detroit, y esos equipos estaban calientes. Después nos dimos cuenta de que eso no era algo que le convenía en ese momento”, declaró el técnico con 43 años de experiencia en la organización de Cleveland.
“Yo vine a los campos de entrenamiento con la intención de lanzar un juego a la vez. No estaba tratando de adelantarme. En todos los juegos que lanzaba, ese era el único juego con que me preocupaba. Ese juego, en ese tiempo. Continué haciendo eso durante todo el año y me funcionó”, enfatizó Carmona.