Deportes

Boston, a salvar show


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni
El derrumbe de los Mets, el desvanecimiento de los Cardenales, la pérdida de brillo de los Bravos, otro intento fallido de los Dodgers y la eliminación de Filis y Cachorros, dejaron la pelea por el banderín de la Liga Nacional entre Cascabeles y Rockies, dos equipos que pese a lo que han mostrado, no mueven mucho la aguja que marca el interés por la Serie Mundial.
Si los Indios, que no ganan un Clásico desde 1948 --cuando aquí se estaba inaugurando ese Estadio que hoy se encuentra en ruinas, como sacado de pueblos como Macondo o de Comala, tan bien graficados por García Márquez y Juan Rulfo--, liquidan a los Medias Rojas, la gente de FOX va a sentirse atrapada en una botella o girando en un embudo.
Cuando los Indios se enfrentaron a los Marlins en 1997, los índices de interés por TV, cayeron tan bruscamente que los Simpsons llenaron las bases, capturando más atención a la misma hora que los juegos de Serie Mundial. Y eso que los Marlins multiplicaron esfuerzos fabricando aquel gran impacto coronado por el hit de Edgard Rentería.
Al caerse la posible serie Yanquis-Medias Rojas por el hundimiento frente a los Indios de la tropa de Joe Torre, pese a su gran reparto con Tom Cruise, Nicolas Cage, Brat Pitt, Matt Damon, DiCaprio y tantos otros, la responsabilidad de salvar el show cae sobre la espalda del equipo de Boston.
El uno-dos destructivo integrado por David Ortiz y Manny Ramírez es comparable con aquel Mantle-Maris de los Yanquis que en 1961, después de 54 y 61 jonrones en la temporada, terminaron con los Rojos en cinco juegos, o con la combinación de mata-pitcheres Canseco-McGwire que provocaba grandes expectativas, aunque muchas veces quedaran en deuda.
La tripleta de abridores integrada por Josh Beckett, Daisuke Matsuzaka y Curt Schilling no es tan impresionante como Koufax-Drysdale-Podres, pero ejerce una fuerte atracción, así como un bullpen encabezado por Johnatan Papelbon y Eric Gagne, no superior a Rollie Fingers-Darold Knowels, que llegaron a realizar 13 relevos en la misma serie por Oakland, pero muy incidente, como Ron Davis y Rich Goosage, de los Yanquis.
Cleveland, con C. C. Sabathia y Fausto Carmona, más sus cinco bateadores con más de 20 jonrones, puede alcanzar altos niveles de inspiración e impactar, sin embargo, el interés de la TV está girando alrededor de los Medias Rojas, su larga historia, el haber saltado sobre la maldición y la presencia de peloteros que parecen salir de la pantalla del aparato cuando crecen espectacularmente.
Boston es favorito y la gente de FOX, cruzando dedos, espera que ese pronóstico se cumpla. De no ser así, Homero Simpson entrará al cajón de bateo con el Sr. Burns en el círculo de espera.