Deportes

Otro impacto


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni
¿A quién le sonríe la suerte? “Usualmente a los que la merecen”, apunta Chesterton en uno de sus ensayos.
La inspiración de los Rockies descarta pausas. Asombrosamente, no hay forma de sujetarlos. Ni siquiera con un pitcher del calibre de Brandon Webb tratando de “torear” su agresividad.
Ganar 18 de 19 juegos, impacta. Anoche, contragolpeando con rapidez y precisión, los de Colorado tomaron ventaja en la serie por el banderín de la Liga Nacional derrotando 5-1 al líder del Oeste, Arizona, que se vio tan disminuido como los Filis recientemente.
Apretando las tuercas en el quinto, ponchando a Stephen Drew con dos a bordo, y favorecido por una jugada de interferencia provocada por Augie Ojeda con dos en base sin out intentando frustrar un doble play en el séptimo, el zurdo Jeff Francis, ganador de 17 juegos, salió con su puño en alto.
En cambio, alguien cambió el brazo derecho de Webb y los Rockies lo agredieron eficazmente para empujarlo hacia el callejón de la miseria manteniendo al planeta béisbol con la boca abierta.
El zurdo Francis se tambaleó en el propio inicio del juego. Después de sacar out a Chris Young con un batazo contra las verjas, Stephen Drew conectó hit al jardín derecho y Eric Byrnes siguió con doblete rompe-viento por el sector izquierdo para adelantar a los Cascabeles 1-0. Francis evitó mayor daño dominando a Connor Jackson y Mark Reynolds, para cerrar el inning.
Esa ventaja, pequeña, pero conseguida muy temprano en el juego, podía agigantarse en las manos de Brandon Webb, ganador del Cy Young en 2006 y último vencedor de Colorado el 28 de septiembre.
Falsa suposición. Los Rockies empataron de inmediato en el inicio del segundo episodio con hits consecutivos de Todd Helton y Garret Atkins, pasaporte a Brad Hawpe que llenó las bases sin out y un roletazo para doble play del candente novato Troy Tulowitzki facilitando la anotación de Helton.
Los Rockies, galvanizados pese a no poder obtener mayor provecho de esa brillante oportunidad, arremetieron contra Webb en el tercero, fabricando tres carreras. Hit de Willy Taveras, robo de segunda y cohete impulsador de Kaz Matsui, proporcionó ventaja de 2-1 a Colorado; infield hit de Holliday, base a Atkins y cañonazo de Brad Hawpe con casa llena, ampliaron la diferencia 4-1.
El posible factor de seguridad, fue esa quinta carrera de los Rockies en el séptimo por base a Torrealba, sacrificio de Francis y un error del inicialista Jackson sobre batazo de Matsui con dos outs.
¡Qué grandes se ven ahora estos Rockies!