Deportes

“La bujía” se apagó


Martín Ruiz

Nuevamente, Alex Rodríguez no cumplió con las expectativas en la serie postemporada. Su alergia se ha extendido, y es el “millonario perdedor” de las Grandes Ligas.
Bateando apenas cuatro hits, su último, un jonrón para romper su cadena de 57 turnos sin empujar carrera, A-Rod ratificó las predicciones de su nulidad.
Los ojos de los aficionados yanquis estaban puestos en Rodríguez, los de George Steinbrenner en el manager Joe Torre, y muchos se asustaron por la caída que tuvieron Jorge Posada, Hideki Matsui, Bobby Abreu… pero la mayor sorpresa fue ver apagado a Derek Jeter.
El paracorto yanqui inesperadamente bateó para .176 de porcentaje (3-17), produjo sólo una carrera, que fue por una rola de hit al cuadro con las bases llenas en el cuarto juego, y resultó un freno a la gestión ofensiva del equipo.
Distinto a A-Rod, Jeter ha sido la “bujía” de la ofensiva yanqui todo el tiempo, y también en la postemporada. Tiene promedio .354 de por vida en doce series divisionales, con 21 empujadas y nueve jonrones. El año pasado bateó .500, en 2005 para .333 con dos jonrones, y siempre ha lucido.
En siete series por Campeonato de Liga lo hace para .262, con cinco jonrones y en seis Series Mundiales promedia .302, empuja ocho y batea tres jonrones... En juegos postemporada registra un .309 en 123 partidos, con 17 jonrones y 49 producidas.
Pero esta vez le fue mal. En el primer partido se fue de 4-0, un ponche y dejó a dos en base. En el segundo, de 4-1, dos ponches. Con el bate no le ayudó a los Yanquis a ganar, ya que se fue de 4-0 y bateó para doble play en sus primeros dos turnos. Finalmente en el cuarto partido se fue de 5-2, un doble play, una empujada.
Obviamente, no hay críticas ásperas para él, ya que es una de las pocas veces que falla. Pero con él se hundieron muchos. Y para colmo, Joe Torre tenía una banca despoblada, donde Jason Giambi (4-1), Shelley Duncan (4-2) o Bronson Sardinha no ofrecían mucho.
Johnny Damon (.278, 5CI) y Robinson Cano (.333, 3 CI), fueron lo más rescatable en la serie. Cabrera bateó .188, Abreu .277, Matsui .182, A-Rod .267, Posada .133, Jeter .176 y Mientkiewicz .000. Torre debía “morir con sus caballos grandes”, y así sucedió.