Deportes

Piniella se consuela


Tomado del Diario Hoy/Chicago
Desilusión y abatimiento fue todo lo que rodeó el sábado al Wrigley Field en la despedida de los playoffs de los Cachorros, quienes tras perder 5-1 ante los Cascabeles quedaron barridos dando una muy pobre impresión.
“El juego, de principio a fin, parecía controlado por los Cascabeles. Tuvimos muchas ocasiones, pero... bueno quiero felicitar al equipo de Arizona que jugó muy bien”, dijo Lou Piniella, manager de los Cachorros, en rueda de prensa tras la derrota. “Tienen un buen equipo, con buen pitcheo y les deseo lo mejor en la siguiente ronda de los playoffs”.
“Nosotros estamos decepcionados, pero al mismo tiempo estoy orgulloso de mis peloteros”, afirmó Piniella con rostro bastante triste y cansado. “Arrancamos lenta la temporada y juntos fuimos mejorando hasta culminar con la clasificación a la postemporada. Esto es sólo el comienzo, amigos. Es decepcionante, pero no importa qué lejos llegas en los playoffs si al final no ganas la Serie Mundial”.
Los Cachorros se despidieron sin dar batalla y para la próxima temporada ya sumarán 100 años luchando por conseguir el Clásico de Otoño. En la derrota del sábado volvieron a juntarse todos los males que han acompañado al equipo en esta pretemporada. El pitcheo de Rich Hill se cayó muy rápido, que recibió un jonrón en su primer lanzamiento del juego y sólo aguantó en la loma tres entradas. El bateo no apareció, y los grandes y experimentados toleteros decepcionaron, con Aramis Ramírez 0-3 y un ponche, Derrek Lee 2-4 y Alfonso Soriano 0-4, viéndose superado por el lanzador cubano Liván Hernández. Además, se desperdiciaron numerosas ocasiones con corredores en posición de anotación y el conteo favorable al bate con dobles matanzas y ponches que terminaron por tumbar al equipo de Chicago.
“Peleamos la serie, pero no pudimos hacer mucho ofensivamente”, dijo Piniella. “¿Cuántas carreras anotamos, seis en tres juegos? Así es difícil ganar. Cuando una serie empieza hay que superar el pitcheo. Para mí ésa fue la clave. Y además no hicimos el trabajo que debíamos hacer. Tuvimos numerosas ocasiones para anotar y las desaprovechamos. No sé cuantas dobles matanzas recibimos, pero fueron varias”.
“ Cuando no anotas carreras y dejas en base a muchos corredores parece fácil la cosa, pero no es así”, añade Pinella. “Queríamos ganar pero nos superaron los tres juegos y simplemente no pudimos batear. Nuestro pitcheo, a parte de Zambrano, no fue bueno. Así que ahora nos toca reagruparnos. Hicimos cosas buenas esta temporada y tuvimos buenos momentos. Vamos a trabajar este invierno para mejorar el equipo y vamos a volver en la primavera para seguir mejorando. Ese es el camino”.
Así pues, los Cascabeles de Arizona, el equipo con el mejor récord de la Nacional, y los Rockies de Colorado, equipo comodín que sorpresivamente barrió a los Filis, se disputarán el banderín del “Viejo Circuito” en una serie a siete juegos que arranca el jueves 11 en el Chase Field de Arizona.