Deportes

La emoción para el final


Shanghai / AFP

El abandono del líder Lewis Hamilton en el Gran Premio de China permite a Fernando Alonso, segundo este domingo, seguir aspirando al título en la última carrera, e incluso a Kimmi Raikkonen (Ferrari), ganador en el circuito de Shanghai.
"Estamos de vuelta en el campeonato", se felicitó el finlandés, que logró la quinta victoria de la temporada. Y para la 'Scuderia', que completó el podio con el brasileño Felipe Massa tercero, fue el 200º triunfo en Fórmula 1.
Por primera vez desde 1986 tres pilotos se disputarán el título en la última prueba, el 21 de octubre en Brasil.
Y todo gracias al patinazo de Hamilton, en una prueba condicionada por la lluvia, que hizo aparición por intermitencias, y obligó a los pilotos a jugar con las gomas y guardar la estabilidad.
Hamilton (McLaren-Mercedes), que podía haberse convertido ayer en el primer debutante en proclamarse campeón del mundo en la historia, dominó la carrera hasta la vuelta 29, cuando los repetidos ataques de Raikkonen dieron finalmente sus frutos y el finlandés se apoderó del primer lugar.
Alonso (McLaren-Mercedes), que había superado a Massa cuatro vueltas antes, ocupaba entonces el tercer lugar.
Así las cosas, Hamilton era todavía virtualmente campeón del mundo. Pero el británico desaprovechó su gran oportunidad al perder el control de su monoplaza y terminar en la grava en la entrada de los boxes en la vuelta 31, a sólo 25 para el final.
"Mis neumáticos iban cada vez peor. Cuando entré a boxes era como una pista de hielo. No pude hacer nada", explicó el inglés.
Su abandono, el primero de la temporada, volvió a meter a Alonso y Raikkonen en la lucha por el título mundial, que se decidirá en el último Gran Premio, el de Brasil, que se disputa en Sao Paulo.
Con un total de 107 puntos, el británico conserva todavía una ventaja de cuatro puntos sobre Alonso (103), campeón de las dos últimas temporadas, y siete sobre Raikkonen (100).