Deportes

No moverán a managers


Houston / EFE
A diferencia de lo que sucedió la pasada temporada, este año, de momento, los equipos de las Grandes Ligas al concluir la temporada regular han optado por la continuidad de sus pilotos, aunque, como en el caso de los Mets de Nueva York, protagonizase un hundimiento deportivo histórico.
De esta manera, los Mets, eliminados de la competición en la última jornada de la temporada regular, decidieron mantener a su piloto, Willie Randolph.
Lo propio hicieron los Tigres de Detroit con el veterano Jim Leyland, mientras que los Astros de Houston confían en el afroamericano Cecil Cooper para que los dirija también la próxima temporada y hasta 2009, después de haber estado de forma interina tras ser despedido Phil Garner, del que era su asistente.
Los Nacionales de Washington quedaron contentos con el debut en el cargo del dominicano Manny Acta e hicieron valer la opción que tenían para la temporada de 2009.
La incógnita hasta ahora es lo que hará el veterano y seguro miembro del Salón de la Fama Tony La Russa, que todavía no tiene decidido si va a continuar por decimotercera temporada al frente de los Cardenales de San Luis, actuales campeones de la Serie Mundial, que quedaron eliminados de la fase final de la Liga Nacional.
Dos días después de que su equipo concluyó uno de los peores colapsos en la historia de las Grandes Ligas, el gerente general de los Mets, el dominicano Omar Minaya, informó que Randolph continuará dentro del club para la siguiente temporada.
El informe de Minaya acabo con las especulaciones de que Randolph sería despedido de la organización, a pesar de que le firmaron una extensión de contrato antes de que concluyera la campaña.
Minaya dijo que "consideró que Willie va a seguir trabajando con ahínco", y agregó que "creo Willie sigue manteniendo la pasión por el triunfo".
Los Mets (88-74) terminaron la campaña con marca de 5-12 en los últimos 17 juegos, que les hizo perder el liderazgo que tenían de siete juegos como líderes de la División Este de la Liga Nacional, para finalmente ceder el puesto a los Filis de Filadelfia (89-73), que se apoderaron del título divisional.
El equipo que dirige Randolph, de 53 años, se convirtió en el primero de las Grandes Ligas en no poder hacerse del banderín de la división, después de tener un liderazgo de siete juegos o más con 17 por disputarse.
Los Mets, que tuvieron ese margen de ventaja el 12 de septiembre también igualaron el liderazgo más amplio que se ve frustrado en el mes de septiembre.
Randolph reemplazó a Art Howe como piloto de los Mets en la campaña de 2004, y en el 2005 logró una marca de 83-79, y de 97-65 en 2006.
El año pasado igualaron a los Yanquis con la mejor marca de las Grandes Ligas, y perdieron ante los Cardenales en el séptimo juego de la serie por el título de la Liga Nacional.
Otro que se queda a pesar de no poder defender su equipo el banderín de la Liga Americana fue Leyland, que completó la segunda temporada con los Tigres.
Leyland se reunió con Dave Dombrowski, presidente y gerente general del equipo, para firmar su extensión de contrato hasta 2009.
Cooper todavía no ha ganado nada como manejador, pero hace historia al convertirse en el primer afroamericano que llega fijo al puesto de los Astros, algo que dejó muy contento al comisionado del béisbol de las Grandes Ligas, Bud Selig, que lo conoce de cuando él era el dueño de Cerveceros de Milwaukee y lo tuvo como jugador.
Acta, de 38 años, el piloto más joven que hay en las Grandes Ligas, confirmó su talento con su debut al frente de los Nacionales (72-87) y ahora tendrá la oportunidad de desarrollarlo hasta la temporada de 2009.