Deportes

Messi en su punto


Barcelona / EFE

Lionel Messi ha marcado siete goles en los últimos cinco partidos del Barcelona, los mismos encuentros que el equipo ha ganado de forma consecutiva tras un inicio de temporada en el que parecía arrastrar el fútbol tedioso y autocomplaciente con el que acabó la pasada.
Este dato puede significar dos cosas: o que la casualidad ha hecho que la explosión del delantero argentino y del resto del equipo hayan coincidido en tiempo y forma o que la metamorfosis del conjunto azulgrana sea culpa del estado de gracia de Leo.
En cualquier caso, los cinco triunfos del Barcelona llevan escrito el nombre de Messi. Primero fue el Olympique de Lyon, en la jornada inaugural de la Liga de Campeones, que sucumbió por 3-0 en el Camp Nou. La 'Pulga' forzó el primer tanto en propia puerta y culminó una asistencia de Iniesta en el segundo. Henry cerró la cuenta.
El resurgir de los hombres de Rijkaard en la Liga llegó ante el Sevilla en la cuarta jornada (2-1). Cuando el partido parecía predestinado a acabar en tablas, Messi desencalló el resultado con un acrobático remate dentro del área y al transformar sin inmutarse un penalti sobre Giovani dos Santos, antes de que Kanouté marcara el gol del honor de los andaluces en el tiempo añadido.
El Barcelona volvió a finiquitar tres días después su tercer partido consecutivo en el Camp Nou. Esta vez, la víctima del punta argentino fue el Zaragoza, cuyos jugadores asistieron impotentes a una nueva exhibición de Messi (4-1).
Rápido, vertical, imparable en la conducción, el delantero del Barça firmó otros dos goles de auténtico 'crack': el primero inauguró el marcador a los cinco minutos tras una gran jugada personal y pared con Henry, y el segundo -en el que se anticipó a toda la defensa zaragocista- contrarrestó la igualada lograda por Zapater. Iniesta y Márquez marcaron antes del descanso los dos últimos goles de los locales.
Ante el Levante, en la sexta jornada de Liga (1-4), Messi sumó un tanto más --cambio de ritmo, regate y definición-- y participó en dos de los tres goles que marcó Henry y, contra el Sttutgart, en la Liga de Campeones, más de lo mismo (0-2). Tras llevar de cabeza a la defensa alemana durante toda la primer mitad, Leo sumó su séptimo tanto en cinco partidos al marcar el gol de la tranquilidad mediada la segunda parte.