Deportes

Milagrosos


Edgard Tijerino

Milagro en Denver. Pueden creerlo.
Ganaron los sorprendentemente crecidos Rockies 9x8 después de batallar con el corazón en los dientes a lo largo de 13 cambiantes y angustiosos episodios, con un cierre enloquecedor.
Con un ritmo asombroso de 14 triunfos en sus últimos 15 juegos, los Rockies recuperaron a tiempo su inspiración divina y seductora, eliminando a los tenaces Padres luego de irrespetar al seguro ganador del Cy Young, Jack Peavy, arañándole su triple corona.
¡Qué ofensiva amigos, resurgente y devastadora! El jonrón de dos carreras conectado por Scott Hairston contra Jorge Julio en el inicio de ese décimo tercer inning, estableciendo ventaja de 8x6 para San Diego, parecía matador, pero los de Colorado se reagruparon y se volcaron contra el “as” Trevor Hoffman, salvador de más de 500 juegos, pero perdedor del que más le hubiera gustado asegurar. El de anoche.
Matt Holliday, casi seguro Más Valioso con sus títulos en bateo y empujadas, que en el octavo perdió una pelota que lo hubiera simplificado todo, descargó un triple a última hora y realizó un aterrizaje forzoso para garantizar el milagro.
Dobles consecutivos de Kaz Matsui y Troy Tulowitzki golpearon a Hoffman sin out en el cierre de ese inning 13 y recortaron la diferencia 8x7. El triple de Matt Holliday empató la pizarra y obligó a bolear a Todd Helton, pero Jamey Carrol envió la pelota lo suficientemente largo para un out que le permitió a Holliday lanzarse al asalto del plato y conseguirlo sellando la vibrante victoria.
En su primer reto bajo presión, Jake Peavy se derritió frente a los súper crecidos Rockies, mientras las ilusiones de los Padres de San Diego se agrietaban desde muy temprano, con la amenaza de ser despedazadas y quedar eliminados de los Play Offs.
Flay de sacrificio de Helton, ansioso de estar en su primera postemporada, y hit de Garret Atkins, colocaron adelante a Colorado 2x0 frente a un sorprendido Peavy. Jonrón del catcher venezolano Yorvit Torrealba en el segundo aturdió al ganador de la Triple Corona del pitcheo en el viejo circuito, ampliando a 3x0 la diferencia.
Los Padres se volcaron sobre el abridor Josh Fogg en el inicio del tercero con el jonrón de Adrián González (30) con las bases llenas, llegando a 100 empujadas, y una quinta carrera producida por un roletazo de Brady Clark impulsador de Khalil Greene. Ahora San Diego estaba adelante 5x3 y todos creímos que Peavy aprovecharía para crecer y darle brillo a su Cy Young.
No fue así. Helton se voló la cerca en el cierre de ese tercer inning estrechando la diferencia 5x4, y en el fondo del quinto, Holliday impulsó su carrera 136 equilibrando la pizarra 5x5 y llevando a la multitud a la zona de la locura.
Un out largo de Kaz Matsui en el sexto dio ventaja de 6x5 a Colorado, pero en el octavo Holliday se enredó fildeando un batazo de Brian Giles con dos outs y Geoff Blum corriendo en segunda, facilitando que el juego se empatara nuevamente 6x6.
Y cuando sólo estaban funcionando las luces del estadio en Denver, después del jonrón aparentemente matador de Hairston, los Rockies frotaron la lámpara y recuperaron la magia que los ha llevado tan largo como nadie imaginó.