Deportes

Ahora, la báscula


Carlos Alfaro

Mientras Luis Pérez observaba ayer durante la conferencia de prensa a su rival Joseph Agbeko, un vago pensamiento se le vino a la mente, privándole de una ligera sonrisa por unos segundos: la báscula.
“Antes de destruirlo a él, tengo que vencer a la báscula, dijo el púgil pinolero a lo interno. Luego volvió a recobrar esa sonrisa leve en su rostro, y pensó: “También eso está controlado”.
Hoy, el gladiador Pérez estará ante el gran reto que muchos más temen en este deporte: la báscula… “Es un rival tan cruel que te humilla y te destruye. No hay segundas opciones con él”, así calificó el campeón del mundo de los Gallos, cuando hizo alusión a su peso.
“Me siento bien. En la categoría de las 118 libras, el peso no debe de ser una preocupación para mí. Estoy muy fuerte y verán cómo voy a derrotar a Agbeko”, añadió el púgil pinolero.
La báscula ha causado tantos desaires en la afición del boxeo que se convierte en el rival más despreciable a vencer. Todos queremos que Luis la supere y que quede avalado para su combate contra el africano.
Luego de pensar en la báscula, vinieron las declaraciones sobre su oponente.
“Siempre vengo preparado para pelear. No soy un zurdo débil que le gusta jugar juegos en el cuadrilátero. Vengo y pongo la presión desde el primer campanazo”, dijo el púgil.
“No soy un bailarín o un boxeador brioso”, dijo Pérez. “Sólo vengo a destrozar lo que está enfrente de mí. Quiero comenzar la pelea fuerte y presionar a Agbeko temprano. No soy una persona que usualmente busca el golpe que va a causar el nocaut, pero hago que todas mis manos vayan con la dinamita requerida para hacer daño”, añadió
Agbeko tuvo su turno para decirle unas cuantas cosas a Luis. El africano recientemente fue considerado por varias personas, como un rival de sumo peligro para el nicaragüense, quizás que el mayor riesgo pueda acusarle
“Será una pelea excitante”, dijo el africano. “Tengo hambre y estoy motivado para ganar mi primer título mundial. Verán fuegos artificiales el 29 de septiembre”. Agbeko, con récord de 24 victorias, una derrota y 21 nocauts, el del mismo pueblo del ex-campeón peso welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) Ike Quartey, y el tres veces ex-campeón mundial Azumah Nelson.
“Ghana ha producido boxeadores excepcionales a través de los años, pienso añadir mi nombre a la lista de campeones,” dijo el rival de Luis. “Si miran mi récord, verán que termino mis peleas fuertemente. No vengo a bailar. Vengo a pelear.”
El gran choque entre ambos será mañana, pero antes, ambos púgiles deberán de pensar primero en la báscula, indudablemente el oponente más frío y cruel que existe en el deporte de “fistiana”.