Deportes

Decisión oportuna


Martín Ruiz

Mientras gran número de peloteros latinos fueron privados de competir en el béisbol invernal en sus países, a Vicente Padilla se le dio la oportunidad para tomar unos inning adicionales, que pueden ser positivos para sus resultados la próxima temporada.
Las mejores campañas de Vicente en las Mayores, han surgido cuando ha trabajado en el béisbol invernal… A finales de 2001 e inicios de 2002 estuvo con los Tomateros de Culiacán y los llevó a la conquista del banderín de la Liga Mexicana, y aunque no participó en la Serie del Caribe, que ganó el equipo mexicano, Padilla tuvo buenos resultados en las Mayores. Ese año por primera vez ganó 14 juegos con los Filis de Filadelfia.
Algo similar le sucedió cuando jugó en los dos primeros torneos de la LNBP, que concluyeron en 2005 y 2006… Para 2005, en su último año con los Filis, tuvo balance 9-12 y para 2006, ya instalado en Texas, despegó con 15 victorias, que fueron claves para que le dieran un excelente contrato.
Pero para este año Padilla descansó, no estuvo en el ajetreo invernal, y empezó a tirar pelotas hasta en el spring trainning. Desde entonces tuvo malestares en su brazo, y convivió con él a lo largo de la temporada.
Los dirigentes de Texas comprobaron que Padilla necesita tirar inning adicionales previo al spring trainning, que se mantenga en competencia. Así como a muchos peloteros, el béisbol invernal les ayuda a estar siempre en condiciones competitivas.
Y la afición pinolera se verá nuevamente estimulada por ver en acción a Padilla, quien ha participado en once partidos de la Liga Profesional pinolera, de ellos nueve en temporada regular y dos en final, que fue la de 2005, cuando los Tigres del Chinandega enfrentaron al León.
Como big leaguer, Padilla tuvo balance 1-1 en la campaña 2004-05, tirando para 1.23 en 14.2 innings, en los que ponchó a 18. Su mejor actuación la tuvo en la final contra el León, ante los que ganó dos partidos, los juegos 1 y 4, antes que Lenín Picota tirara su “no hitter” que puso a Chinandega frente al título 3-2… Incluso, para el sexto juego, cuando el partido estaba empatado a seis carreras, Padilla calentaba para lanzar el noveno episodio, pero el manager Roberto Kelly lo tenía reservado para el séptimo juego, y Padilla se negó a lanzar.
En la campaña 2005-2006, bajo la dirección del cubano Jorge Fuentes, Padilla tuvo acción en seis partidos y tuvo balance 2-0, y en 31 episodios lanzó para 0.29, con 21 ponches… En los dos torneos regulares, Padilla tiene balance 3-1 y 0.59 de efectividad, al permitir cinco carreras, de ellas tres limpias en 45.2 innings. Poncha a 39 y concede 12 bases por bolas. Le batean para .182, con cuatro dobles como únicos extrabases… ¡Ah!, sólo ha golpeado a dos bateadores, uno en cada campaña.
Será interesante ver a Padilla nuevamente en el dogout de Chinandega, pero también hay curiosidad por la forma en que manejará su doble rol, ya que es directivo de ese conjunto, como su máximo accionista.
Pero lo principal es que aproveche la actividad deportiva invernal para sus resultados en las Mayores el próximo año.