Deportes

¿Falló Davis?


¿Cómo digerir que una serie que se está ganando 3-0, repentinamente se escapa de las manos y terminas derrotado? Los frustrados buscan a quién culpar, y por lo general en el béisbol todo se le recrimina al manager. Pero en esta serie, ¿falló Davis?
Ningún leonés criticó al manager por lo sucedido en los tres primeros juegos, cuando León ganó y se puso frente al banderín. Sin embargo, el buen manejo del pitcheo en ese entonces terminó siendo un intangible negativo cuando la serie se extendió.
Davis y sus técnicos respetaron la rotación de abridores cuando no se pudo iniciar la serie el viernes siete de septiembre. El primero era Olman Rostrán, pero al comenzar en sábado, el turno era para Manuel Pineda... El pitcher número uno de su rotación, terminó siendo el número tres, y sólo pudo usarlo dos veces, cuando Diego Sandino apareció en tres partidos.
No fue culpa de Davis que la serie se extendiera por la lluvia, que influyó en los dos equipos, pero reclamó por el cambio en el calendario de juegos que acordaron los directivos, al trasladar el juego número cinco al sábado, cuando debía hacerse el jueves. Eso le permitió descansar a Julio César Raudez, quien hubiera subido a la colina con tres días de descanso y no con cinco.
Bayardo Dávila resultó la carta bajo la manga del Granada. León hizo buen trabajo anulando a Domingo Álvarez, Jimmy González y Stanley Loáisiga, quitándole oportunidades de producir a Norman Cardoze. Pero nunca se imaginaron que el noveno bate les iba a hacer estragos. Dávila fue el triple corona y Más Valioso de la Final.
Para el sexto juego, con León ganando 4x2 en el noveno inning, Marvin Zelaya era el indicado para rematar. Ahí estaban los siete rescates de temporada regular y otros seis en la semifinal. ¿Cómo dudar de él?
Pero nadie esperaba que Juan Carlos Urbina saliera del banco a dar un trancazo para empatar el juego y que Yáder Hodgson diera su segundo jonrón del partido para vencerlos 5x4 y empatarles la serie a tres.
En el séptimo juego, el jonrón abridor de Domingo Álvarez fue un golpe sicológico contra León, que en el partido tuvo varios desaciertos... Perdiendo 2x0 en el quinto, Lenín Aragón resentía de un tirón muscular y no anotó desde segunda, lo que se pudo hacer con un corredor emergente. Y con dos en posición anotadora, fallaron Melvin Bermúdez e Isaac Martínez... Para el sexto, abrieron con dos hits y Roa al bate. El “Colorado” bateaba un hit en sus últimos 15 turnos y el toque era factible. Tuvo bateo libre y falló, y luego Sandor roleteó para doble play.
Davis se alteró en el séptimo inning, al protestar un dudoso golpe a Reymundo Leytón. El árbitro no decretó el golpe y Vallejos había atrapado a Stanley en tercera. Davis reclamó, fue expulsado y Granada comenzó sus rallies.
Algo curioso. León hizo cambio en su alineación inicial hasta en el séptimo juego, con Franklin Salgado en segunda por Juan Carlos González, y no funcionó, igual que sus emergentes... Pero de lo que no pueden culpar a Davis es que Granada les hizo 15 dobles plays, ocho en los últimos cuatro juegos que mataron sus aspiraciones.
Davis no falló. Granada jugó mejor en el cierre.