Deportes

"Es como un milagro"


Emir Alfaro

"Dios me dio la fuerza y pegué el jonrón", dijo todavía celebrando el triunfo Domingo Álvarez, quien abrió la senda de la victoria granadina con un cuadrangular en el primer inning ante Olman Rostrán.
"Veníamos a lo que Dios quisiera, pero Él me dio fuerzas para conectarlo. Nadie pensaba que lo lograríamos, pero lo hicimos. Dicen que los milagros existen, y éste es uno de ellos".
No hay duda que la gran figura del partido fue Diego Sandino, al lanzar cinco entradas para tres imparables en la victoria de los Tiburones.
Diego dice que estaba para más, pero que la decisión del manager Hubert Silva fue acertada, pues Julio César Raudez estaba listo para terminar el partido.
"Quería seguir lanzando, habíamos hablado de mantenerme cinco o seis innings, pero quería más. Sabía que estaba Raudez y por eso no tuve problemas en aceptar mi salida", señala el lanzador que le dio dos victorias al Granada en la final.
"Estaban haciendo lo posible para ver si me enfriaba, pero logré salir adelante", dijo al referirse a los minutos que el León retrasó el partido cuando su dominio era total.
Para Diego, la clave de ese trabajo fue "mi confianza y el control. Saber que veníamos a ganar y ser campeones".

Raudez: "Victoria del pueblo"
Julio César Raudez relevó a Sandino en el sexto episodio, y a pesar de tener a dos hombres en circulación, salió del problema y mantuvo la blanqueada hasta el octavo. Raudez dedicó el triunfo al pueblo de Granada.
"Veníamos con mentalidad ganadora, sobre todo por los aficionados y el pueblo de Granada, que confiaban en nosotros y ahora nos esperan para celebrar", comentó el lanzador.
"Lo mejor de todo fue el espíritu combativo de todo el equipo. Nos levantamos de un 0-3 y logramos un récord, como es ganar cuatro seguidos, será difícil que lo igualen".