Deportes

Truena Bonds


San Francisco, EU / EFE
El toletero Barry Bonds siguió en su línea de polemizar al calificar como algo "estúpido" que el diseñador de moda, Marc Ecko, se hubiese gastado 752.467 dólares para conseguir la pelota del jonrón número 756 con el que superó la marca histórica de Hank Aaron.
La reacción de Bonds fue dada a conocer por el periódico local "San Francisco Chronicle", después de que el pasado domingo Ecko, dueño de la pelota que consiguió en una subasta por Internet, decidió conocer lo que el público quiere hacer con ella.
El diseñador de moda ha abierto una página de Internet en la que ha pedido a los aficionados que voten sobre tres opciones para darle destino a la histórica pelota.
El público puede decir sobre si la pelota se regala al Salón de la Fama, enviarla con un asterisco, dada las interrogantes que existen sobre el presunto consumo de esteroides por parte de Bonds, o destruirla en el espacio.
Bonds dijo que no le preocupaban opciones elegidas por Ecko, incluida la del asterisco, pero cuestionó que una persona se pudiese gastar 750.000 dólares para luego darle ese tipo de destino a una pelota.
"Es un estúpido. Es un idiota", declaró Bonds, siempre de acuerdo al "San Francisco Chronicle". "Se gasto 750.000 en una pelota y ¿qué es lo que va hacer con ella? Lo que está haciendo es estúpido".
De acuerdo con Bonds, ninguna de las opciones tienen peso, porque en el deporte del béisbol siempre quedará el jonrón número 756.
Ecko no ha querido responder directamente a los comentarios de Bonds, pero en un comunicado dijo que podría hacerle una camiseta a medida al toletero de los Gigantes de San Francisco y con la inscripción de "Marc Ecko pagó 752.467 dólares por mi pelota, y todo lo que conseguí fue una estúpida camiseta".
Cada día son más las interrogantes sobre el futuro de Bonds, de 43 años, quien ha dicho que quiere volver la próxima temporada con los Gigantes, pero todavía no ha recibido ninguna oferta del equipo, que este año ha sido el peor de la División Oeste de la Liga Nacional y debe comenzar la reconstrucción.
Bonds tiene interés en seguir una temporada más, pero los problemas físicos y el bajo rendimiento que han tenido los Gigantes no le auguran que pueda seguir en San Francisco.
"Deben preguntarle al dueño de los Gigantes, Peter Magowan", comentó Bonds en el informe que ofrece el "San Francisco Chronicle". "Hasta ahora nadie me ha dicho algo relacionado con mi continuidad, por lo que no entiendo porque se me pregunta a mí, ya que no soy el dueño del equipo".