Deportes

Henry Roa, el director del instinto


Entrenador de Béisbol

Colaboración

Aunque el ajedrez es conocido como el juego ciencia, donde se usa en un alto porcentaje la mente, el béisbol es hoy en día un juego 90% mental y el resto físico. En el ajedrez hay defensiva y ofensiva, igual que en el béisbol; en el ajedrez el movimiento de una pieza hace la diferencia en ganar o perder, así mismo es en el béisbol, el movimiento de una pieza, que es una decisión, buena o mala por parte del director, cambia el resultado del juego.
En estas decisiones tiene mucha influencia el estado mental del manager, ya que el mejor aliado es el instinto… Y esta herramienta le servirá de mucho a Henry Roa ahora como director de equipo.
Sobre la decisión de Henry de trabajar como manager, creo primeramente que es como una meta personal que quería alcanzar y un desafío a conquistar.
He aquí algunos aspectos que, de concretarse, harán de Henry Roa un manager de éxito, dando paso a la nueva escuela de dirigentes en el béisbol nicaragüense.
1.- Fue un bateador de instinto y si también lo usa para dirigir, tendrá resultados positivos; además, a través del instinto, logrará manejar bien el staff de pitcheo que es lo esencial para ser un buen manager. Cualquiera puede montar un ‘hit and run’ o un ‘squeeze play’, pero administrar el pitcheo no es para cualquiera. El pitcheo es el corazón del juego.
2.- Gran parte del triunfo del manager depende de la correcta ejecución de los fundamentos por parte de los jugadores. El manager ordena una jugada, pero que esa decisión sea acertada o no dependerá de la forma de ejecutar del jugador y una decisión cambia el resultado del juego. En la preparación del atleta el 70 u 80% lo pone el jugador, el resto el manager y los entrenadores. Con Henry se respira en León un ambiente de relajamiento, y si los jugadores están en esas condiciones, pueden expresar mejor su talento y tendrán mejor soltura para ejecutar los fundamentos del juego.
Henry ha sido un ejemplo para la juventud y es un símbolo en León, sé que los jugadores se dejarán dirigir, ya que él ha construido el respeto.
4.-Conoce la estructura de la organización, los prospectos del equipo, los nacionales de experiencia; los vicios que hay que erradicar y las herramientas de los jugadores nacionales, y sé que sabrá sacar el máximo provecho del talento extranjero.
5.-Tiene la personalidad de un líder y sabrá mantener unido al conjunto, que todos hablen el mismo idioma.
6.- Ha mantenido el control de su abismo, es el mismo perdiendo o ganando.
7.-Tiene la continuidad y confianza de directivos, al darle las piezas para juntarlas, ubicarlas en cada lugar y hacerlas producir para formar un equipo ganador al más alto nivel del mundo beisbolero nicaragüense.
8.- Es verdad que Henry no ha actuado como manager, pero tiene 18 años preparándose en la universidad de la vida del béisbol, jugando día a día.
9.- Pondrá en práctica elementos nuevos que forman parte de la nueva escuela del béisbol nicaragüense.
Por ejemplo, en mi caso, que seré coach de tercera base, estoy disfrutando este sueño alcanzado. Si me pusieran a dar orientaciones en un hospital, ahí sí sintiera presión o miedo, pero no para trabajar como coach en el béisbol. Es algo a lo que me he preparado por 19 años y ha llegado mi hora cero. Así es igual con Henry, quien usará esa presión por el béisbol todos estos años en el equipo de sus amores: Los Leones de León.

“Las personas cambian cuando se dan cuenta de que tienen un potencial para cambiar las cosas”: Paulo Coello.